SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.54 número3Construccción de ambientes case integradosDescripcion de la red sismologica de los andes venezolanos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Bookmark

Acta Científica Venezolana

versión ISSN 0001-5504

ACV v.54 n.3 Caracas  2003

 

Factores de formacion de las lagunas costeras del suroeste del caribe colombiano

Ricardo Alvarez-León *, Luis Alberto Mendoza-Mazzeo ** y Georges Vernette ***

*Fundación Natura, Apdo. Aéreo 101372. Santa Fe de Bogotá D.C. Colombia. alvarez_leon@hotmail.com

**Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas, Apdo. Aéreo 982. Cartagena (Bolívar) Colombia.

***Univ. de Burdeaux I, Inst Geol. Bassin D’Aquitaine, Burdeaux, Francia.

Rsumen

Existen cuatro tipos de lagunas costeras en el suroeste del Caribe colombiano, con base en su origen, evolución geomorfológica y características ambientales, las cuales se ilustran con un ejemplo representativo: (1) con aporte sedimentario terrígeno en ambiente deltáico (Ciénagas del Delta del Río Sinú, Depto. de Córdoba), (2) con barras arenosas litorales en llanura costera (Ciénaga de Tesca, Depto. de Bolívar), (3) con barra construida por organismos, especialmente arrecifes de coral (Lagunas de Isla Grande, Depto. de Bolívar) y, (4) con barreras de tipo tectónico (Bahía de Cartagena, Depto. de Bolívar). Palabras Clave: Lagunas costeras, tipos, origen, Caribe, Colombia.

factors involved in coastal lagoons formation in colombian southwest caribbean

Abstract

Based on origin, geomorphological evolution and environmental characteristics, four of the main types of coastal lagoons were identified in colombian southwest Caribbean. The following are examples of each type: (1) Terrigenous sediment inputs in delta environment (Lagoons from Sinu River Delta, Cordoba Department), (2) Shore sand bars in coastal flat (Tesca Lagoon, Bolivar Deparment), (3) bar built by organisms such as coral reefs, (Isla Grande Lagoons, Bolivar Deparment) and, (4) bars controlled by tectonism (Cartagena Bay, Bolivar Deparment). Key words: Coastal lagoons, types, origin, Caribbean, Colombia.

Recibido: 14/11/00; Revisado: 22/02/01; Aceptado: 21/10/03

Introducción

Las lagunas costeras constituyen un conjunto de ambientes naturales que se desarrollan en la interfase continente - océano. Estas lagunas corresponden a sectores de tránsito y de mezcla de energía, agua y sedimento procedentes tanto del continente como del mar. Ubicadas en sectores con fuerte dinámica marina, son ambientes sujetos a cambios rápidos en sus características tanto morfo-sedimentológicas como ambientales5.

Las lagunas costeras, a pesar de ser algunas veces inhóspitas, son ecosistemas de gran biodiversidad y por eso son muchas las riquezas naturales que proporcionan sus ecosistemas, pero son a su vez frágiles en extremo, por lo cual el asentamiento del hombre en estos sitios es siempre delicado. Obviamente, es muy importante el conocimiento de sus características específicas, las cuales son indispensables para su buen manejo.

La enorme biodiversidad que se admira en Colombia corresponde en parte a la extraordinaria riqueza de formas del país. Por ello, dentro de los estudios que se vienen desarrollando en las zonas costeras colombianas desde hace aproximadamente 15 años, se ha creído oportuno divulgar los resultados en cuanto a la naturaleza e importancia de las lagunas costeras (llamadas localmente ciénagas).

Sustentando un trabajo similar15, se describieron siete de las lagunas colombianas del Caribe (Navío Quebrado y Grande de la Guajira, Depto. de la Guajira; Grande de Santa Marta en el Depto. del Magdalena; Mallorquín y Galerazamba en el Depto. del Atlántico; Tesca en el Depto. de Bolívar y del Aguila en el Depto. de Antioquia) usando aerofotogrametría, recurso técnico que había adquirido recientemente el Instituto Geográfico Agustín Codazzi para elaborar los mapas del país. Los citados autores discuten los posibles factores que pueden contribuir en la formación de las lagunas, e intentan con la ayuda del profesor Vitore Pisani aclarar en forma técnica y semántica, lo que es una laguna; aclaración por de más útil, si se tiene en cuenta que en el país dichas unidades morfogeológicas típicas de la fisiografía del Caribe se conocen con diferentes nombres: ciénagas, lagunetas, ensenadas, bahías e incluso en la literatura antigua, albúferas.

En el presente trabajo se describe el proceso de formación de los cuatro tipos de laguna que se encuentran en el Caribe colombiano (Fig. 1); se ha utilizado la literatura existente, así como aerofotografía, imágenes de satélite, cartografía antiguas y recientes, así como un abundante trabajo de campo y laboratorio de los autores.

Marco Ambiental

Es conocido que existen clasificaciones de las lagunas costeras y estuarios sobre la base de procesos costeros, criterios geológicos y/o fenómenos físicos que son de

Lagunas costeras colombiano

utilidad para comprender los sistemas y constituyen un primer paso para llegar a formular diagnosis ecológicas de su funcionamiento o afinidades entre áreas con similares condiciones en tiempo y espacio19. Por ello, dentro de proyecto que sobre la Zona Costera del Caribe realizan nuestras instituciones, se han elegido como ejemplos ilustrativos cuatro lagunas (Aporte Sedimentario, Barra Arenosa, Barreras Arrecifales, Barrera Tectónica) que están situadas en la región comprendida entre el suroeste de la desembocadura del Río Magdalena (Bocas de Ceniza) y la nueva desembocadura del Río Sinú (Tinajones). El río Magdalena constituye una verdadera barrera que da a las zonas NE y SW características especiales (Tabla I).

La zona SW posee entonces unas características muy particulares, algunas de las cuales son comunes a la cuenca sur del Caribe y pueden resumirse así:

Climatología Regional

- Los Vientos Alisios

El Mar Caribe está situado en el sector influido por la circulación de los Alisios, vientos tributarios de los centros anticiclónicos del Atlántico Nor-Oriental. El régimen climático del sector suroeste del Caribe resulta de la interacción de tres fenómenos: (a) los anticiclones continentales, (b) el anticiclón de las Azores, y (c) la Zona de Convergencia Intertropical (ZIC).

La región estudiada está sometida a los vientos dominantes del N-NE. Estos corresponden a los Alisios que soplan con mucha regularidad de diciembre hasta abril. En mayo disminuye su frecuencia reforzándose en julio, y dando luego paso a un régimen de vientos variables desde agosto hasta noviembre. Estos Alisios soplan con velocidades entre 15 y 2 m/s, y tienen un máximo entre febrero y marzo.

Por otra parte el ciclo diario de los vientos varía sensiblemente en la costa, el viento se levanta a fin de la mañana y adquiere su máxima expresión al empezar la tarde, decreciendo hasta la noche y por lo general permanece en calma hasta el otro día. Los vientos menos frecuentes son los del sector sur (SW y S-SE). Se manifiestan esencialmente en la época del régimen de vientos variables (agosto-noviembre). Sus velocidades son por lo general inferiores a 10 m/s, y se alternan con períodos de calma.

En lo concerniente a fenómenos excepcionales, se presentan fuertes torbellinos o trombas de viento generadas por intensas borrascas de corta duración (inferiores a una hora) llamadas en el área "colas de pollo".

Los "mares de leva", que corresponden a un efecto conjunto de fuerte viento del oeste y una marea de gran amplitud (marea astronómica + marea meteorológica) son fenómenos raros que se presentan generalmente entre septiembre y noviembre. Su acción sobre la costa es devastadora; se considera que son responsables de la destrucción de las playas de Cartagena: Marbella en 1930, Bocagrande en 1940, 1948, 1966 y 1972. Recientemente, en 1988 y 1996, tornados y ciclones (Joan en 1988, Bret en 1994, César en 1996) que no son comunes ni bien conocidos en la región, inundaron los sectores de Marbella y Bocagrande, barriendo parte de las playas.

Tabla I. Características diferenciales de las zonas SW y NE del Caribe colombiano1,2

Zona SW

Zona NE

Plataforma continental ancha.

Plataforma continental angosta.

Topografía costera plana, con pequeñas elevaciones.

Topografía costera abrupta, con elevaciones de hasta 5852 m.

No hay fenómenos de surgencia.

Surgencia estacional muy fuerte, con varios focos de intensidad variable.

Precipitación media (> 650 mm promedio).

Precipitación baja (250 mm promedio).

Desembocan los 3 ríos más importantes y caudalosos: Magdalena, Atrato, Sinú.

Sin ríos caudalosos, algunos son prácticamente estacionales.

Clima semiárido - semihúmedo.

Clima árido y seco.

Aguas típicamente tropicales y cálidas (>28°C promedio anual) poca variación estacional.

Aguas más frías ( 27°C promedio anual) amplias variaciones, cambios drásticos.

Aguas salobres (< 35 ups promedio anual).

Aguas oceánicas (> 35 ups promedio anual).

Aguas claras, fuertes corrientes de turbidez.

Aguas claras todo el año.

Arrecifes coralinos bien desarrollados en extensión y profundidad, hasta los 50 m.

Arrecifes coralinos poco desarrollados, restringidos hasta los 25 - 30 m.

Praderas marinas poco desarrolladas pero ampliamente distribuidas y asociadas a los arrecifes, praderas y manglares.

Praderas marinas bien desarrolladas pero reducidas en su distribución, asociadas a los arrecifes, praderas y manglares

Figura 1. Situación de las cuatro lagunas costeras incluidas en el presente estudio: (1) Ciénagas del delta del Río Sinú (Depto. de Córdoba), (2) lagunas de Isla Grande (Depto. de Bolívar), (3) bahía de Cartagena (Depto. de Bolívar) y (4) ciénaga de Tesca (Depto. de Bolívar).

-Temperatura del Aire

Las temperaturas observadas en la región son particularmente uniformes. La diferencia entre la temperatura promedio más alta y más baja del mes, es inferior a 2°C. En cambio la diferencia entre las temperaturas diarias máximas y mínimas es raramente superior a los 5°C. El promedio de la temperatura del aire es de 28°C (observaciones de 30 años).

La constancia de la temperatura ambiente de esta región se halla asociada a la profundidad de las masas de agua marina, cuyas temperaturas superficiales se mantienen cerca de la isoterma de 30°C. Así mismo, la ausencia de relieves continentales importantes en la región, no permite el intercambio entre las masas de aire de temperaturas diferentes, manteniéndose la uniformidad característica.

- Pluviosidad

La pluviosidad total anual es del orden de 1000 mm, pero al inverso de la temperatura, este parámetro varía ampliamente: la lluvia está distribuida en cantidades muy diferentes a lo largo del ciclo anual y hay dos períodos muy marcados (seco y húmedo). El primero que se instala de diciembre a abril, y tiene su máxima expresión de febrero a marzo. Estos dos meses se caracterizan por la ausencia total de lluvia. El segundo se extiende desde agosto hasta noviembre; su máximo es en octubre, mes en el que con frecuencia se registran 200 mm de precipitación. La transición entre los dos períodos es una etapa característica intermedia en los meses de abril a junio.

Las variaciones de los parámetros de temperatura y pluviosidad tan opuestas entre sí, y con tan poca relación en apariencia, son las principales responsables de las características climáticas. La relación entre las etapas climáticas y el régimen de viento muestran que al arribar los Alisios en diciembre se establece el período seco, e inversamente, al disminuir notablemente los vientos en abril, las lluvias llegan y el período húmedo se instala. Estos parámetros, especialmente el viento, influyen notablemente en la dinámica marina.

Rasgos Oceanográficos

- Temperatura

En la plataforma continental del Caribe colombiano las temperaturas superficiales varían entre 28.0 y 30.5°C; aumentan ligeramente de norte a sur (de Galerazamba hacia el Golfo de Morrosquillo), a lo largo de la costa. En la columna de agua la temperatura disminuye con la profundidad: 28°C a 100 m, 20°C a 150 m.

- Salinidad

La salinidad tomada simultáneamente con las medidas de temperatura en superficie varían entre el 31.7 y 36.0 ups. Inversamente a las temperaturas, la salinidad superficial disminuye de norte a sur a lo largo de la costa (salinidad superficial).

- Hidrodinámica de la Región

Los regímenes dinámicos en la parte occidental del mar Caribe, favorecen la extensión y el incremento de la contra-corriente procedente del Golfo de Panamá hacia el noreste, donde su velocidad oscila entre 0.7 y 1.2 nudos3. En la misma época del año, otra contra-corriente se manifiesta en el este de la península de la Guajira, lo que indica que el fenómeno observado en Colombia no es único en las costas suramericanas.

El alcance de esta contra-corriente hacia el noreste, depende de los períodos estacionales. Localizada únicamente en el Golfo de Urabá (Darién) durante la época seca, llega durante unos seis meses a los alrededores de la desembocadura del río Magdalena, hasta alcanzar su máximo frente a las costas de la Guajira, en el período más lluvioso del año (octubre - noviembre).

En un primer análisis de las imágenes de satélite tomadas en enero 3 de 1973, se observa frente a Tierrabomba la permanencia de un frente de aguas turbias sobre la plataforma, que resulta del encuentro de la contra-corriente con la masa turbia que se desplaza hacia el suroeste, proveniente de los sólidos en suspensión aportados por el Magdalena, y que por efecto conjunto de la deriva litoral son llevados a lo largo de la costa hacia el suroeste18. Este análisis fue confirmado por el Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrograficas (CIOH), con mediciones efectuadas en septiembre de 1983, registrando en el área múltiples desviaciones de la contra-corriente al aproximarse a la costa, donde la circulación de las masas de agua que vienen hacia el sur chocan con ella4. Además, con base en las imágenes captadas con el radiómetro de alta resolución de SPOT en marzo de 1986, describen una "cinta" de agua turbia que se extiende sobre la totalidad de la zona litoral y corresponde a los sedimentos en suspensión bajo la acción del oleaje dentro de la célula de deriva litoral5. Esta está marcada por una lengua de aguas turbias al nivel de la ensenada de Las Damas, de Punta Garita, de Punta Galerazamba y de Punta Canoas en donde tiene su máxima extensión. La explicación de esta localización y geometría se apoya en dos hipótesis: (a) las aguas están provistas con material en suspensión de varios puntos en la costa, que están siendo erodados por el mar, especialmente por el oleaje inducido por los vientos Alisios, y (b) la génesis de la lengua puede deberse a remolinos de turbidez provocados por "efectos de cabo".(Fig. 2)

En cuanto a las corrientes, "la morfología de la pluma turbia del río Magdalena esta sometida a agentes dinámicos diferentes, actúa en sentido contrario, es fuertemente flectada al oeste a nivel de su parte más externa por la corriente del Caribe y aislada de las costas por la contra-corriente del Darién cuya lengua oceánica, caracterizada por aguas claras, costea el litoral" 3.(Fig. 2)

Efectos de la Ola al Norte de Cartagena

La erosión costera y la deriva litoral causa dos efectos principales:

- La erosión costera se manifiesta sobre las capas construidas de material detrítico no consolidado y fácilmente erodable; se puede constatar sobre el conjunto de la región situada al norte de Cartagena y en particular en Galerazamba, Punta Canoas y Los Morros; los materiales arrancados de la costa son la fuente principal de la turbidez encontrada en la zona litoral de todo este sector al norte de Bocagrande. (Figs. 1, 2)

- La deriva litoral arrastra la parte más gruesa de este material que en su mayoría está constituido por arena cuarcítica, que sirve para la construcción del prisma sedimentario que se encuentra sobre el conjunto de la zona costera e infralitoral desde la desembocadura del Magdalena hasta Cartagena. La deriva litoral está particularmente bajo la influencia del oleaje N-NE (dominio de los Alisios hacia el sur).

- Influencia de la Variación Estacional

La variación estacional de los vientos se manifiesta en la dirección del oleaje, lo cual se expresa de diversas maneras sobre el conjunto de la plataforma continental. Una de sus manifestaciones más importantes es la comunicación temporal que se establece entre el mar y la laguna.

Tipos de Lagunas Costeras

Una laguna costera puede definirse como un sector costero en depresión ubicado por debajo del nivel medio del mar, que tiene una comunicación temporal o permanente con el mar pero protegida por algún tipo de barrera10,11.

Las características de esta barrera y el ambiente geológico sobre el cual se desarrolla, determinan las características propias de la laguna y los elementos claves para la morfología, los procesos hidrosedimentarios y la evolución de la laguna7,9.

Alvarez-Leon, Mendoza-Mazzeo y Vernette

Tipo 1: Barreras Arenosas No Consolidadas

Varios procesos pueden generar la formación de una barrera, algunos de los cuales están relacionados con los fenómenos hidrosedimentarios, que dan lugar a la construcción de formaciones no consolidadas sometidas a cambios rápidos, otros corresponden a la elaboración de edificios consolidados más estables.

Barrera de Aportes Sedimentarios

Estas barreras pueden ser divididas en dos grupos con base a la importancia relativa entre los factores continentales (aportes de sedimentos) y marinos (hidrodinámica).

Figura 2. Dinámica oceánica y costera en la zona de estudio, donde se aprecia el oleaje, la erosión y la deriva litoral.

Lagunas costeras caribe colombiano

Lagunas Deltáicas

Los materiales de construcción de la barrera, llegan directamente del continente por el río, el cual durante la construcción de su delta alcanza sectores inicialmente marinos e infralitorales. Olas y corrientes costeros en competición con los aportes del río se encargan de distribuir los sedimentos que llegan al mar. La existencia de una reducida marea favorece la elaboración de cordones arenosos que pueden construir una barrera o barreras sucesivas.

Las lagunas resultantes son generalmente pequeñas, numerosas y de poca profundidad, y están repartidas a cada lado de la desembocadura del río. Las comunicaciones tanto con el río como con el mar son generalmente de tipo meandriforme. Algunas veces sólo la última laguna construida tiene conexión con el mar y las demás poco a poco se van colmatando.

Estas lagunas sirven de cuenca de expansión para las variaciones del caudal del río. Durante la crecida del río, las lagunas se llenan de agua dulce y se construye un micro-delta en las comunicaciones río-laguna. Al contrario, en marea alta y poco caudal del río, las lagunas conectadas al mar se llenan de agua salada, lo que puede generar un fenómeno de hipersalinidad en ellas. Este tipo de lagunas que resulta de la progresión de un delta, son generalmente de formación reciente y posterior al máximo de la transgresión flandriana (Wisconsiana-Wü rm).

El Sistema Lagunar de Delta del Río Sinú en Tinajones (9º 20’-9º 33’ N y 75º 54’-75º 55’ W , aprox.)

A partir de 1938 el río Sinú inició la avulsión de su delta mar afuera y el cambio de su desembocadura desde la bahía de Cispatá hacia la de su nueva boca en Tinajones, situada al sur del golfo de Morrosquillo. La velocidad con la cual creció el nuevo delta alcanzó una de las tasas más grandes del país (0.5 km/año en su extensión subaérea). El río y su valle funciona como recolector y regulador de la escorrentía producida, su extensa llanura aluvial se caracteriza por un complejo de ciénagas que reciben gran parte del caudal medio del río (450 m/s promedio)16,17.

La planicie deltáica que varía desde una zona plana hasta una ondulada, como producto de la abrasión marina durante las últimas transgresiones marinas interglaciares y aportes fluvio-deltaicos asociados al río. A partir de esta zona tiene desarrollo una planicie deltáica resultado de la progradación de por lo menos siete deltas de Cispatá (recientemente abandonado) y de Tinajones (actual). En este último, el crecimiento se caracteriza por cuatro procesos básicos: (a) formación de barras semisumergidas en las bocas del río, (b) construcción de cordones litorales, (c) formación de diques aluviales y, (d) sedimentación prodeltaica. Los cordones litorales ofrecen una distribución y morfología sistemática intercalados por zonas anegadas y ciénagas pobladas por mangle16,17.

La progradación de la llanura deltáica genera múltiples lagunas que tienen las características comunes siguientes: (a) poca profundidad entre 0,5 y 3 m, (b) orillas de forma variable pero generalmente estabilizada por un abundante bosque de manglar en particular con Rhizophora mangle y Avicennia germinans, (c) una red de canales de comunicación entre las lagunas y hasta el mar, en las más jóvenes.

Cordones y Lagunas de Llanura Costera

En este tipo, los materiales que constituyen la barrera van siendo modelados por la dinámica marina costera. Estos materiales pueden proceder tanto de la plataforma como de las formaciones costeras y pueden haberse transportado a través de largas distancias.

Estos materiales son generalmente arenosos, algunas veces más gruesos (gravas) y, forman cordones litorales (barreras) de poca altura (1 m) estrechos y alargados paralelamente a la costa en la zona supralitoral. En ciertos sectores el viento procedente del mar ayuda al fenómeno constructivo y aumenta el tamaño de la barrera hasta conformar extensas y altas dunas litorales.

Atrás, el sistema lagunar es poco profundo (1-5 m) y con frecuencia de forma alargada, paralela también a la costa y constituye la cuenca de recepción de la llanura costera de poca altura. Debido a la fragilidad de la barrera arenosa, las características de estas lagunas son variables. La comunicación con el mar es muy débil respecto a la dinámica costera local. Con frecuencia se presenta una comunicación temporal laguna - mar, lo cual modifica altamente las aguas de la laguna. En clima tropical por ejemplo, el cierre de la comunicación laguna -mar en estación seca puede tener como consecuencia una hipersalinidad y aumento de la temperatura por evaporación intensa.

- La Laguna de la Vírgen o de Tesca

La laguna de la Vírgen o de Tesca (10º 11’-10º 12’ N y 75º 42’-72º 43’ W, aprox.) está ubicada al norte de Cartagena. Tiene una superficie de unos 30 km2 aproximadamente y sus orillas están cubiertas en forma discontinua por manglares (R. mangle, A. germinans, L. racemosa). Su profundidad promedio es inferior a 2 m y los fondos están cubiertos principalmente por lodo terrígeno fino.

La laguna no tiene aportes fluviales permanentes. Los únicos aportes continentales corresponden a las aguas de escorrentía provenientes de las lluvias en la cuenca. Esta cuenca tiene características de llanura costera bordeadas por lomas de poca altura constituidas de materiales lodo-arenoso asociados a la formación "Bayunca" 6.

En el oeste, la laguna está separada del mar por un cordón arenoso de aproximadamente 1 m de altura. Esta barrera anclada en la punta de los Morros al norte se alarga hacia el sur. Pero, la inestabilidad de la barrera se hace notoria en el sector de la Boquilla donde está ubicada la comunicación entre el mar y la Laguna. Esta comunicación es de tipo temporal y directamente relacionado con las variaciones anuales del clima de la región.

Así, el cierre del canal de la Boquilla ocurre a partir de diciembre cuando, con los Alisios, la estación seca se inicia. Las olas NW y la deriva litoral generan en este caso un fuerte transporte arenoso hacia el sur y a lo largo de la zona litoral, lo cual cierra poco a poco el canal de entrada en la Boquilla.

Al contrario, en la estación lluviosa, la acción conjunta de las olas W con la marea alta, provocan la ruptura del cordón litoral en este mismo sector de la Boquilla y se vuelve a establecer el canal de comunicación entre el mar y la laguna18.

Este canal, generalmente único, puede tener hasta más de 100 m de largo y 2 m de profundidad14. La apertura del canal permite la entrada de un nuevo flujo de agua del mar en la laguna y da lugar al establecimiento de un micro delta interno (delta de flujo), con bancos arenosos colonizados por manglares.

La sedimentación en el fondo del interior de la laguna es esencialmente lodosa. Es un sedimento muy orgánico e incluso se encuentran restos de organismos esparcidos en su interior. En esta laguna, los fenómenos de acumulación de sedimentos predominan sobre aquellos de expulsión hacia el mar, como lo comprueba la existencia de un micro-delta interno en el canal de la Boquilla18. Por lo tanto, y sumándose al material aportado por las aguas de escorrentía, es una laguna que tiende a colmatarse. De hecho se sabe que durante el siglo pasado los lancheros de canoas utilizaban remos para desplazarse, y, poco a poco el remo fue reemplazado por la palanca, a medida que disminuía la profundidad del agua.

Como todos los cuerpos de agua adyacentes a Cartagena, la laguna de la Vírgen o de Tesca ha recibido el impacto del desarrollo urbanístico y agropecuario. El manglar que la rodea representa ahora sólo un delgado cordón protector, que tiene su máxima expresión en densidad y superficie en el norte (Manzanillo del Mar), y su máximo impacto (alcantarillas, emisario, aeropuerto, rellenos, basuras, tugurios) en el sur.

Tradicionalmente reconocida como área de pesca artesanal, tanto de subsistencia como a nivel comercial, esta asimilando las primeras alteraciones ocasionadas por la construcción de una carretera que la atraviesa en su área norte. La dinámica sedimentaria de la única boca que actualmente se comunica con el mar, se convierte en uno de los principales tensores al desencadenarse en los primeros meses del año (abril-mayo) mortandades masivas de peces. Al parecer se produce un colapso cuando la evaporación excede los aportes de agua dulce, la salinidad se aumenta exageradamente (48-49 ups) y el oxígeno disuelto desciende dramáticamente.

Tipo 2: Lagunas con Barreras de Material Consolidado

Estas lagunas corresponden a construcciones biológicas en zonas infralitorales (arrecifes) y otras resultan de fenómenos tectónicos y/o diapíricos los cuales influyen en la costa.

Barrera y Laguna Arrecifal

Estos tipos de lagunas resultan del crecimiento de los arrecifes de corales que construyen la barrera. La morfología de estas lagunas es muy variable, desde forma redonda (atolón) hasta formas alargadas y abrigadas detrás de los arrecifes frangeantes paralelos a la costa. Resultando de la construcción arrecifal, las lagunas tienen también profundidades variables, pero raramente sobrepasan 20 m y no son uniformes puesto que existen con frecuencia parches de corales u otras construcciones coralinas que dan una topografía muy compleja en el fondo de la laguna.

Las condiciones hidrosedimentarias de estos sistemas lagunares tienen influencias marinas. Las propiedades de las aguas de las lagunas son muy parecidas a las del medio marino, especialmente en lo concerniente a la salinidad. La sedimentación es de tipo carbonatado (residuos coralinos, restos de organismos calcáreos y lodo aragonítico).

La influencia del continente se manifiesta en la baja de salinidad por aporte de agua dulce o la turbidez por aportes clásticos sólidos (arcilla) del continente, que impiden el desarrollo de los arrecifes de coral.

Como en las lagunas resultando de los aportes arenosos continentales hay con frecuencia comunicación mar-laguna, pero en estos sistemas arrecifales los canales de acceso a la laguna son más profundos, más estables y no están sometidos a los cambios climáticos anuales y a la dinámica marina. Estos tipos de lagunas son más antiguos que los anteriormente descritos (especialmente las de delta) y su elaboración, además del desarrollo arrecifal tiene que ver con los cambios de nivel del mar.

- Lagunas de Isla Grande, Archipiélago de las Islas del Rosario

La laguna arrecifal situada al norte de isla Grande (10º 14’-10º 16’ N y 75º 45’-72º 48’ W, aprox.), tiene comunicación franca con el mar por sus extremos este y oeste; al norte la presencia de una barrera o cresta arrecifal (zoantarios, hidrocorales y corales solitarios y asociados) que limita el intercambio a 1 ó 2 m de profundidad. En la depresión o cuenca lagunar abundan los fondos arenosos biogénicos (corales, algas, moluscos) sobre los cuales se establecen comunidades bien definidas de praderas de fanerógamas, algas y corales solitarios.

La Ciénaga de Cocoliso (10º 11’-10º 12’ N y 75º 42’-72º 43’ W, aprox.), en cambio, está situada en el extremo

Lagunas costeras caribe colombiano

SE de isla Grande, y representa un interesante ejemplo de la interacción entre ecosistemas subsidiarios. El bosque de manglar que la bordea, se establece sobre basamento coralino y su margen externa se comunica con una extensa llanura coralina cubierta por Thalassia. Por lo tanto, se produce un intenso intercambio de energía a través de los nutrientes liberados por el manglar y la pradera, y de organismos (crustáceos y peces principalmente). Recientes evaluaciones de la productividad primaria neta reflejan el importante aporte de este ecosistema a la laguna y a la llanura adyacentes8. Como es natural y dadas las circunstancias propias de las zonas arrecifales, los manglares son bajos y en algunos casos, ante la ausencia de agua dulce, se ven reducidos en cuanto a su funcionamiento normal.

Barreras en Ambientes Tectónicos

La elaboración de un relieve y de una depresión por fenómenos tectónicos o diapíricos en la franja costera puede generar la formación de una laguna costera de tipo particular. La barrera la constituye el relieve, y la depresión (o laguna) se ubica en el sector de fallas o en el seno de pliegue.

Al contrario de los otros tipos de lagunas anteriormente descritas, la construcción de este tipo de laguna costera es mucho más lenta, puesto que está generada por fenómenos geológicos. El sistema lagunar resultante puede tener gran profundidad (> 20 m) y grandes variaciones topográficas. Estos fenómenos, les dan características de bahía, pero las bahías relativamente cerradas pueden ser consideradas como ambientes lagunares típicos.

- La Bahía de Cartagena

La bahía (10º 16’ - 10º 26’ y 75º 29’-75º 35’ W, aprox.), puede clasificarse como laguna de tipo tectónico puesto que está rodeada por lomas (la Popa, Albornoz, Mamonal, Barú, Tierra Bomba), tiene pendiente abrupta así como la zona infralitoral adyacente. Esta laguna es grande (82 km2), profunda (alcanza los 30 m en algunos lugares) y está separada del mar por la isla Tierra Bomba. Solo dos comunicaciones existen con el mar: Bocagrande al norte, Bocachica al sur. Bocachica tiene unos 600 m de ancho y unos 15 m de profundidad. Es una comunicación permanente y es por ésta, por donde se hacen la mayoría de los intercambios hidrológicos con el mar. Además, por ella se efectúa todo el tránsito marítimo hacia el puerto de Cartagena.

Bocagrande es mucho más ancha (casi 2 km) y es un sitio de tránsito arenoso similar al cordón litoral de la Boquilla. Por lo tanto, se encontraba cerrado de vez en cuando. Debido a la dificultad de defender una entrada tan grande, los españoles decidieron construir un muro submarino "escollera" en esta barrera arenosa infralitoral. Este muro une el Laguito con la punta norte de Tierra Bomba. Actualmente, los intercambios por Bocagrande entre la bahía y el mar sólo pueden realizarse en la parte superficial (hasta 2 m de profundidad).14

La bahía de Cartagena tiene además un aporte de agua dulce y sedimentos arcillosos por el Canal del Dique en su parte SE. Este aporte se ha estimado en un promedio de 80 m/s12.

Las características sedimentológicas de la bahía de Cartagena son muy variables13: (1) arena detrítica clástica al norte en las barras arenosas de Bocagrande, Castillogrande y Laguito; y (2) arena bioclástica en los bajos y alrededores de los islotes e islas con frecuencia colonizadas por los manglares. Estas arenas de origen biológico proceden de la erosión de las terrazas de arrecifes y de las formaciones arrecifales que bordean el litoral de la bahía. Desde algunos años estas formaciones se vienen destruyendo debido a la gran actividad antrópica de carácter urbano e industrial.

A pesar de su proximidad, la laguna de la Vírgen o de Tesca y la bahía de Cartagena tienen características muy diferentes: (1) profundidad (< 3 m para la Vírgen o deTesca, > 20 m para la Bahía) y, (2) morfología de los fondos (plano para Tesca, existencia de numerosas islas y bajos en la bahía).

A pesar de las semejanzas halladas en los diferentes tipos descritos, existen particularidades que precisamente son las que las diferencian entre sí. La necesaria visión ecológica que debe tenerse al utilizar con cualquier objeto de desarrollo, estas áreas costeras, exige un manejo específico, que garantice su desarrollo sustentable. El conocimiento básico de las lagunas costeras deberá completarse en el más corto plazo con el objeto de evitar las improvisaciones u omisiones que ya han causado serios deterioros por la acción antrópica.

Agradecimientos

A nuestras instituciones y a la Comisión Colombiana de Oceanografía por permitir someter a la consideración y discusión de la comunidad científica nacional e internacional asistente al VIII Seminario Nacional de las Ciencias y Tecnologías del Mar y I Congreso Centroamericano y del Caribe en Ciencias del Mar, celebrado en Santa Marta, Colombia entre octubre 26-30 de 1992; a los colegas que amablemente realizaron críticas y sugerencias, así como a los que hicieron aportes valiosos a la discusión.

Referencias

1.Alvarez-León, R. Mangrove Ecosystems in Colombia, pp. 75-113 In: Lacerda, L. D. (ed.) Conservation and Sustainable Utilization of Mangrove Forest in Latin America and Africa Regions, ITTO / ISME Project PD 114/90 (F). ISME-Tech. Reports (2), 272 p. 1993.        [ Links ]

2.Alvarez-León, R. y Polanía-Vorenberg, J.H. Manglares, lagunas costeras y estuarios del Caribe colombiano, pp. 92-111 In: Escobar-Ramírez, J. J. & J. R. Cantera-Kintz (eds.) Mem. Taller de Expertos sobre el Estado del Conocimiento y Lineamientos para una Estrategia Nacional de Biodiversidad en los Sistemas Marinos y Costeros, CCO / ENB / COLCIENCIAS. Minca (Mag.) Colombia, agosto 3-5 de 1994, 311 p.        [ Links ]

3.Andrade, C. A. y Thomas, Y. Sedimentos en suspensión e hidrodinámica al sureste del Delta del Río Magdalena, Mar Caribe (Colombia). DIMAR-Bol. Cientif. CIOH 8:27-34. 1988.        [ Links ]4.Andrade, C. A., Arias, F. y Thomas, Y. Nota sobre la turbidez, circulación y erosión en la región de Cartagena (Colombia). DIMAR-Bol. Cientif. CIOH, 8: 71-82. 1988.         [ Links ]

5.Ayala-Castañares, A. y Phleger, F. Lagunas Costeras: Un Simposio, UNAM / UNESCO. México D.F. (México). 1969, 600 p.         [ Links ]

6.Duque-Caro, H. Ciclos tectónicos y sedimentarios en el norte de Colombia sus relaciones con la Paleoecología. Bol. Geol. 3:1-23. 1972.        [ Links ]7.Gayet, J. et Vernette, G. Les lagunes côtières. Bull. Inst. Geol. Bassin D’Aquitaine Bordeaux, 45: 107-121. 1989.         [ Links ]

8.González, D., Buitrago, C. y Zamora, A. Productividad, descomposición y pastoreo de las hojas Rhizophora mangle (Linnaeus, 1773) en la laguna costera de Cocoliso, Isla Grande (PNNCR), pp. 521-528 In: Velandia-Rocha, S. (ed.) Mem. VIII Sem. Nal. Cienc y Tecnol. del Mar.y I Congr. Cent.-Amer. y del Caribe de Cienc. del Mar, CCO / COLCIENCIAS. Santa Marta (Mag.) Colombia, oct. 26-30 de 1992, 1143 p.         [ Links ]

9.Kjerfve, B. Comparative oceanography of coastal lagoons. In: Wolfe, D. (ed.) Estuarine Variability. Academic Press Inc. New York. 1986, 510p.        [ Links ]

10.Lankford, R. R. Coastal lagoons of México. Their origin and classification, pp. 182-215 In: Wiley, M. (ed.) Estuarine Processes: Circulation, Sediments and Transfer of Materials in the Estuary. Academic Press Inc. New York, 2, 1977, 428 p.        [ Links ]11.Lankford, R. R. Man’s use of coastal lagoons resources, pp. 245-254 In: Charnock, H. & G. Deacon (eds.) Advances in Oceanography. Plenum Press Publishing Corp., New York, 1978, 356 p.         [ Links ]

12.Leblanc, F. 1985. Approche morphologique et sédimentologique du delta du Dique, cote Caraibe de Colombie. These Dr. 3eme. Cycle, Université de Bordeaux I, 1985, 243 p.        [ Links ]13.Lesueur, P. Sédiments et milieux sédimentaires dans la baie de Cartagena (Colombie). These Dr. 3eme. Cycle, Université de Bordeaux I, 1979, 144 p.         [ Links ]

14.Pagliardini, J. L. Conditions hydrodynamiques et mécanismes sédimentaires sur la plateforme de Cartagena et le cordon littoral de La Boquilla. These 3eme. cycle, Université de Bordeaux I, 1983. 387p.        [ Links ]15.Raasveldt, H. C. y Tomic, A. Lagunas colombianas. Rev. Acad. Colomb. Cienc. 10:175-198. 1957.         [ Links ]

16.Robertson, K. Avulsión, cambios de curso y delta del río Sinú, Colombia, pp. 257-260. In: León-Perez, C. (ed.). Mem. Simp. Lat.-Amer. sobre Sensores Remotos. Bogotá D. E., Colombia, nov. 16-20 de 1987, 478p.         [ Links ]

17.Robertson, K. Evolución reciente del Delta del Río Sinú, Colombia. Bull. Geol. Bassin D’Aquitaine Bordeaux 45:305-312. 1989.         [ Links ]

18.Vernette, G. La Platéforme continentale Caraibe de Colombie (du débouche du Magdalena au Golfe Morrosquillo). Importance du diapirisme argileux sur la morphologie et sédimentation. Mém. Inst. Géol. Bassin D’Aquitaine Bordeaux 20:1-387. 1986.        [ Links ]19.Yañez-Arancibia, A. Ecología de la zona costera: Análisis de siete tópicos. AGT Editor S.A. México D. F. México, 1986, 190p.         [ Links ]