SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.36KARST AREAS IN BRAZIL AND THE POTENTIAL FOR MAJOR CAVES - AN OVERVIEWCONTRIBUCIÓN AL CONOCIMIENTO FAUNÍSTICO DEL WEI-ASSIPU-TEPUI, MACIZO DEL RORAIMA, CON ÉNFASIS EN LA ANUROFAUNA Y OPILIOFAUNA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Bookmark

Boletín de la Sociedad Venezolana de Espeleología

versión impresa ISSN 0583-7731

Bol. Soc. Venezolana Espel. v.36  Caracas dic. 2002

 

CAVIDADES DEL WEI-ASSIPU-TEPUI, MACIZO DEL RORAIMA, BRASIL

Rafael CARREÑO, Juan NOLLA & Joaquim ASTORT

Sociedad Venezolana de Espeleología (SVE), Departamento de Catastro, Apartado postal 47.334, Caracas 1.041-A, Venezuela Correo-e:rafaelcarreno@cantv.net

Recibido en Agosto de 2002

RESUMEN

Se presentan los resultados de la exploración cuyo objetivo fue el Wei-Assipu-tepui, una cumbre del Macizo Guayanés que no había sido estudiada espeleológicamente, se trata de una pequeña meseta constituida por rocas cuarcíferas del Grupo Roraima. El objetivo del trabajo era predominantemente topográfico, se reportaron 4 nuevas cavidades, en la mayor se alcanzó la cota - 111 y un desarrollo de 1,2 km. Se observó la colonia más oriental en tierras continentales de guácharos (Steatornis caripensis), la cual además constituye la primera colonia reportada para Brasil. También se avistaron nidos de vencejos de la especie Streptoprocne zonaris.

Palabras clave: Wei-Assipu, Roraima, guácharos, tepuy, topografía, cuevas, Brasil.

ABSTRACT

Caves of the Wei-Assipu-tepui, Roraima massif, Brazil

The results of the exploration to the Wei-Assipu-tepui are exposed, the aim was to survey a summit in the Guayana Shield which was not speleologically studied before, it is a small table-mountain constituted by quartzite rocks of the Roraima Group. The team had mainly a topographic goal, 4 new caves were reported, in the biggest cave the bottom reach the level -111 m and the development was 1,2 km. The eastern colony known for continental lands of oilbirds (Steatornis caripensis) was recorded, and the first for Brazil. Also nests of swifts of the species Streptoprocne zonaris were observed.

Key words: Wei-Assipu, Roraima, oilbird, tepuy, topography, caves, Brazil.

INTRODUCCIÓN

Los antecedentes espeleológicos de la zona se deben a la Sociedad Venezolana de Espeleología, quién desde hace más de tres décadas ha liderado o apoyado a diversos especialistas en el trabajo subterráneo realizado en las mesetas o tepuyes del escudo guayanés (URBANI 1990). Una importante trascendencia de los trabajos iniciales, es que estas cavidades en rocas cuarcíticas fueran reconocidas por la comunidad científica internacional como poseedoras de un auténtico proceso de karstificación y cavernamiento, cosa que anteriormente se ponía en duda. Por ejemplo, uno de los hallazgos más resaltantes fue el descubrimiento de un mineral nuevo para la ciencia (MARTINI & URBANI 1984). Al publicarse, estas investigaciones venezolanas dieron origen a un amplio conocimiento en varias disciplinas científicas, lo cual ha atraído a grupos espeleológicos foráneos como polacos, españoles e italianos.

En total, la SVE ha explorado 68 cavernas en litologías cuarcíferas; tales como arenisca, cuarcita o conglomerados; que se distribuyen mayoritariamente en 11 mesetas: Sarisariñama, Urutani, Aguapira, El Abismo, Auyán-tepui-Norte, Auyán-tepui-Aonda, Kukenán, Illú, Tramen, Yuruaní, Chimantá-Acopán y Chimantá-Amurí. Excepcionalmente, algunas de estas cuevas cuarcíferas ocurren en otras regiones del país como Amazonas, Táchira y Apure; aunque en esos sitios el desarrollo subterráneo tiende a ser modesto y predominantemente horizontal.

Fig. 1: Labores de porteo de carga durante la aproximación al Wei-Assipu-tepui.

 

El Departamento de Catastro tiene registrados, hasta ahora, unos 24,5 km de galerías para las zonas altas de las mesetas del escudo Guayanés (CARREÑO & GHNEIM 1999). Las cavidades suelen ser simas verticales, algunas de ellas confinadas y otras a cielo abierto, con espesa vegetación en los tramos más amplios. Hasta 1998 el país que presentaba los fenómenos subterráneos más resaltantes en este tipo de roca era Venezuela, poseyendo los mayores desarrollos y desniveles mundiales, por lo que se ha considerado que éstas actividades han constituido la exploración más emblemática del país.

PARTICIPANTES

Bajo ese contexto, la SVE fue anfitriona de una delegación de la Sociedad Espeleológica Italiana (SSI), con quienes se visitó el Macizo Guayanés en Julio de 2000 a fin de llevar a cabo un trabajo conjunto. En esta expedición participaron un total de 11 espeleólogos, quienes tenían como objetivo común la ubicación y topografía de nuevas simas y cuevas.

El grupo italiano estuvo constituido por Roberto Bellomo, Silvio Gori, Alessandro Alghisi, Michelangelo Bettini, Maria Rosa Cerina, Silvia Grande y Sergio Mantonico. Estos espeleólogos estaban apoyados por la Sociedad Espeleológica Italiana, el Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Milán y el Club Alpino Italiano. Específicamente provenían del Grupo Grotte Milano CAI-SEM, el grupo CAI de Castellanza, la Associazione Speleologica Comasca y el Grupo Speleo Montorfano CAI Coccaglio. Como trabajo paralelo, los 7 miembros de la delegación italiana realizaron un muestreo hidroquímico en las aguas del tepuy cuyos resultados serán publicados posteriormente.

Además de la topografía, los 4 miembros del grupo venezolano paralelamente tenían a cargo el estudio biológico con la participación de Juan Nolla, Joaquim Astort, Osvaldo Villarreal y Rafael Carreño. Al mismo tiempo se llevó a cabo un amplio registro fotográfico del karst en los días cuando se interrumpieron las lluvias. Adicionalmente, durante la aproximación al tepuy, se habían obtenido datos etnográficos en la comunidad Pemón de la misión de Santa Elena de Uairén. También se enviaron muestras de espeleotemas de ópalo al Dr. Luc Willems de Bélgica, trabajo en el que se están procesando interesantes resultados que se publicarán otro número del presente Boletín.

Para la expedición que nos ocupa, inicialmente se había obtenido el permiso para acceder a un karst en los tepuyes del centro de la Gran Sabana, pero una semana antes de la actividad la delegación visitante cambió los planes para acceder a otra localidad fuera de los límites del Parque Nacional Canaima. El lugar, alcanzado por medio de helicóptero, es un promontorio de arenisca que se encuentra a media altura en la falda oriental del cerro Roraima. La pequeña meseta explorada carece de asentamientos indígenas.

Fig. 2: Croquis de ubicación general de las cavidades sobre el Wei-Assipu-tepui

AREA DE ESTUDIO

Según el Léxico Estratigráfico Electrónico de Venezuela (CIEN 1997), las areniscas de las mesetas del Escudo Guayanés fueron estudiadas en 1875, habiendo sido descritas por Dalton en 1912 como Serie Roraima. Actualmente se considera que el contexto geológico de los tepuys corresponde a sedimentos precámbricos del Grupo Roraima, anteriormente clasificado como Formación. En Venezuela el Grupo se extiende desde la localidad tipo, precisamente en el Macizo de Roraima del estado Bolívar, hasta el sur del estado Amazonas, en donde también se observan fenómenos kársticos. Al SO de Guyana Inglesa y en el extremo N de Brasil también se encuentra este tipo de roca, pero en afloramientos menores. Los afloramientos más orientales se hallan en Surinam.

Viajeros de principios del siglo XX habían identificado la elevación Wei-Assipu-tepui, durante avistamientos a distancia, pero ninguna expedición científica había ascendido a su cumbre. En 1915 un grupo inglés se acercó al Roraima desde el sureste tomando la ubicación del Wei-Assipu con una brújula prismática (CLEMENTI 1920), esta es la más antigua referencia biblio-cartográfica que se halló. Actualmente no existen mapas detallados de la zona y las aerofotografías disponibles presentaban una cobertura local de nubes.

En lo alto la temperatura promedio durante la segunda quincena del mes de Julio osciló cerca de los 11º C durante las noches, contándose con frecuentes ventiscas que dificultaron algunas jornadas de trabajo.

La exploración se limitó a un área de 1 km2 cerca de la cota 2.400 m s.n.m. El "Mirador" del campamento base estaba ubicado en las coordenadas geográficas (GPS) 5º 13´ 1" N, 60º 42´ 19" W (UTM: N 577.110, E 754.360, zona 20). Después de la expedición se constató con la Comisión de Fronteras de Venezuela que el tepuy pertenece al estado de Roraima, Brasil, estando muy cerca de la divisoria con el Territorio Esequibo o Zona en Reclamación entre Guyana y Venezuela; y cerca del hito trifinio o "punto triple".

La cumbre del Wei-Assipu-tepui estaba segmentada por los usuales obstáculos que se observan en estas elevaciones: grietas, cañones, derrumbes y farallones. Aunque superficialmente gran parte de la pendiente se inclina hacia el sur-sur-oeste, Brasil, es probable que algunos drenajes subterráneos tributen entre diaclasas hacia la Zona en Reclamación con Guyana. Debido a esa intensa fracturación, ninguna quebrada epigea cruzaba la cumbre y las superficies planas se hallaban cubiertas por densas turberas que retenían las típicas aguas de color rojizo.

El trabajo culminó con 4 cuevas topografiadas y varias cavidades de menor importancia que solo fueron exploradas. Esta es la primera labor de topografía subterránea realizada en el estado brasileño de Roraima.

TOPOGRAFÍA SUBTERRÁNEA

En cuanto a resultados explorativos se levantó una poligonal externa para ubicar las cavidades que se localizaron alrededor del campamento base (Fig. 2). Como simas estrechas se midieron varios pozos de 60 a 90 m de profundidad al oeste del helipuerto. Se reportó un gran abrigo de recubrimiento y una cueva horizontal al noreste.

Durante el trabajo también se descendió la Sima del Agua, en la que se realizó un croquis. También se ingresó al Sumidero Central, una pequeña cavidad horizontal de unos 15 m de desarrollo, cuya importancia fue el haberse realizado allí una breve labor biológica y mineralógica.

Sima de los Guácharos de Wei-Assipu-tepui
UTM: N 577.270, E 754.150, zona 20.
Altitud: 2.280 m s.n.m.
Localización: A 280 m al ONO del Mirador.
Desarrollo: 1.194 m. Desnivel: 111 m (+0, -111).
Topografía: R. Carreño, J. Astort, J. Nolla, O. Villarreal,
A. Alghisi.
SVE-SSI. 25 al 29/7/2000. Grado BCRA: 4D.
 

Ésta es la mayor cavidad explorada durante la expedición y se ubica al NW del campamento base. Debido a sus amplias dimensiones la Sima de los Guácharos es un punto notable dentro de la superficie inclinada del tepuy. Las dimensiones y la morfología de la planta topográfica son similares a las de la famosa Sima Aonda, aunque su profundidad es menor.

La localidad posee dos sectores bien diferenciados: I-El sector más amplio, es una gran dolina de colapso que tiene farallones internos de hasta 150 m de altura en su tercio del lado este, mientras que hacia el oeste las paredes alcanzan los 100 m de altura. II-El sector confinado, constituido por una red de galerías con intersecciones ortogonales en donde predominan los rumbos OSO-ENE, intersectados por diaclasas con rumbo SSE-NNO.El descenso se inició desde el punto 1, destrepando hacia el oeste por medio de una serie de repisas donde escaseaban los precarios agarres, por seguridad este tramo debió ser equipado con cuerda durante el segundo descenso. Al llegar a la altitud 2.180 m s.n.m. (punto 2, cota cero), se encuentra una pequeña torre de arenisca justo al borde de la sima. En la cota -17 se encuentra una cornisa de 4 m de ancho por 25 de largo, donde una vertical absoluta de 55 m llega a un piso con poca vegetación (cota -72).

Comenzaremos la descripción desde el sitio de descenso (C) (Fig. 3), hacia el este, siguiendo la pared sur por el fondo de la cavidad. La vegetación del centro de la sima, entre C y D, incluye densos arbustos y árboles con troncos de hasta 30 cm de diámetro y 8 m de altura, por lo que el tránsito es muy difícil. En el lado SO de la sima se encuentra una estrecha zona techada y seca que tiene como máximo una decena de metros de extraplomo a lo largo de unos 150 m de desarrollo (punto 2 al 3). En el recorrido hacia el este se halla un par de tramos oscuros, que se han formado por espacios entre bloques que han sido techados por recubrimiento (puntos C y D), adicionalmente existen en la sima otros pasajes subterráneos similares, que pueden considerarse de escasa importancia morfológica.

Fig. 3: Descenso de la sima de los Guácharos del  Wei-Assipu-tepui.  

Al pasar junto a E, cota -80, se encuentra una torre de roca que tiene unos 20 m de altura. A partir de allí se ingresa a un estrecho cañón descendente, casi totalmente techado. En el lado sur se halla una estrecha diaclasa descendente que se obstruye por grandes bloques, mientras que una diaclasa ascendente de 18 m de altura alberga una colonia de una decena de vencejos. Al este de 3, el cañón continúa en penumbra hasta cerrarse en la cota -86. Al norte de 3, se puede ascender por una rampa de grandes bloques en equilibrio, en el punto 4 se llega a media altura cerca de un campo de torres. Continuando hacia el este se asciende a cielo abierto sobre una empinada rampa de grandes bloques y maleza que conducen al sitio más alto del lado sur de la sima (punto 5, cota -45), allí la pared se eleva a unos 100 m de altura.

Al sur de 5, hay un empinado recodo techado y seco. Descendiendo hacia 6 se deben sortear varios escalones entre bloques que se hallan en inestable equilibrio. En la pared se abren dos grietas secas y descendentes de 8 m de desnivel. Sobre esa fuerte pendiente cae desde el lado sur una cascada que drena la depresión de sureste, la cual es un amplio y escalonado campo de grietas en la superficie del tepuy (puntos G-H). En la rampa 6 las rocas están limpias por la acción del agua que debe aumentar mucho durante las fuertes lluvias. Entre los puntos 6 y 8 se transita por un amplio cañón subterráneo, de 8 m de ancho por unos 40 de altura, que se encuentra casi totalmente techado. En 8 cae algo de agua por una claraboya y unas angostas grietas hacen que la continuación sea impracticable en la cota -94.

Entre 7 y 9 un amplio cañón, techado a 30 m de altura por bloques acuñados, conduce al centro de la sima y hacia el este se halla una amplia sala en penumbra con bloques sueltos, en la que se debe trepar hasta el techo para hallar un orifico de 1 m de diámetro por donde se sale al exterior. En 10 (cota -77), se halla un cruce de diaclasas, donde se puede ascender por una estrecha diaclasa hasta el punto 11 (cota -63). Allí se halla hacia el este una sala en donde habita una colonia de unos 200 guácharos, el piso se encuentra cubierto de semillas y en el techo se abre una alargada claraboya. En 12 se encuentra una sala techada en la cota -58 donde se observaron algunas delgadas costras de ópalo.

Continuaremos la descripción de la sima desde el punto A, siguiendo la pared del flanco norte hacia el este. El extremo oeste de la sima (tramo A-B), es una galería amplia y en penumbra que se eleva hasta la cota -59. Allí el techo presenta una pequeña cascada que drena el campo de turberas del oeste. Entre C y 13 hay un sector a cielo abierto cubierto por arbustos y palmeras. En 13 (cota -85) se puede ingresar a un tramo subterráneo constituido por las dos galerías del noroeste, que son una red de altos y angostos cañones, casi totalmente techados, por los que penetra algo de luz. Al llegar a la cota -84 (punto 15), el techo alcanza una altura de 60 m y un recodo en penumbra con algunos helechos dirige el recorrido hacia el este. En el punto 16, el techo ja a 15 m donde se comunica con una estrecha galería paralela de 1 m de ancho por 20 de desarrollo. Al continuar hacia al ENE el conducto se halla en oscuridad total, con un techo a 15 m de altura y un ancho que promedia los 3 m. En 17 se llega a la cota -111, la cual es la menor altitud alcanzada en esta sima.

En 14 (cota -85), una galería paralela inicia con 40 m de altura y, al igual que el tramo 15-17, también se dirige al ENE. En una sala se encontraron en el piso algunas semillas de guácharos. Después el techo desciende a 7 m de altura y luego, aún más, hasta 2 m, cuando se llega a 18 se alcanza la cota -104, donde se observaron concreciones que podrían ser espeleotemas de ópalo. Las galerías del noroeste se hallan ubicadas justo bajo una plataforma intermedia que se halla a unas pocas decenas de metros debajo de la cima del tepuy, por donde entra algo de claridad hacia el fondo (ver el punto H en la sección transversal).

En 19, el centro de la sima se halla iluminado donde se comunica con la galería 14-18. De 19 hacia 20 se transita dentro de una línea de goteo, cerca de grandes monolitos y torres de arenisca que del lado norte presentan un tramo en penumbra. Con 40 m de altura, la torre del punto I es la más notable y sirve como referencia para orientarse durante la exploración.

Para llegar a 21 se recorre un tramo de la sima a cielo abierto. Entre 21 y 22 la planta se ensancha hacia el norte y se alcanza el punto más elevado del fondo de la sima (cota - 41 m). El extremo 21 se cierra en la cota -59 y el extremo 22 se cierra en la cota -47, aunque en lo alto se observa la prolongación de las grietas. Probablemente ambos recodos se deben haber formado por la misma red de galerías que originaron las galerías del noroeste. En 23, cota -68, se llega a una rampa techada que está constituida por un estrato que colapsó, en su tope se encuentra una chimenea iluminada (cota -51), que llega cerca del punto 22. Entre 23 y 24 un techo muy amplio se asoma desde la pared norte de la sima. Entre 24 y 25 unas grietas muy altas llegan a ensancharse hasta la cumbre del tepuy. En 25, cota -82, se inicia una rampa ascendente cubierta parcialmente por un bosquecito. En 26, cota -59, se halla una cascada permanente, cuyas aguas se pierden entre bloques, allí inicia hacia el NE un descenso en oscuridad total con un escalón intermedio de unos -8 m. Al llegar a J una estrechez cierra el paso en la cota -60. En el lateral parcialmente techado del punto 27 se alcanza la cota -70. Para la topografía de esta sima se levantó una poligonal de 140 estaciones, recurriendo a triangulaciones para determinar la ubicación de los puntos inaccesibles. Entre los extremos distales de la cueva (A-J), existe una extensión de 450 m, aunque se puede estimar que el cuerpo principal de la sima mide unos 330m.

Espeleometría de la Sima de los Guácharos:
Repisa del SO y vertical de ingreso: 89 m
Extremo oeste de la sima A-B-C: 74 m
Borde suroeste de la sima entre C y 5: 242 m
Borde sureste de la sima entre 5 y 8: 127 m
Pequeños laterales del lado sur: 63 m
Conexión central entre 7 y 10: 107 m
Entrada galerías del NO 13 al 15: 79 m
Galería profunda del NO 15 a 17: 110 m
Galería intermedia del NO 14 a 18: 96 m
Pequeños laterales en galerías del NO: 46 m
Prolongaciones del este 11 y 12: 59 m
Cañón del noreste 25-26-27: 137 m
Rampa techada del punto 23: 25 m

DESARROLLO TOTAL: 1.254 m

 

Para llegar a la cueva se asciende hasta la cima del tepuy para ingresar por la boca sur en la cota cero (Véase la foto de portada en este mismo Boletín). Se trata de una cueva que presenta 5 aberturas al exterior, por lo que se halla parcialmente iluminada. El techo está surcado por diaclasas ortogonales que se cruzan haciendo que la línea de goteo sea irregular. Una fuerte brisa recorre constantemente las galerías, por lo que la temperatura es relativamente más baja.

El recorrido se inicia al pasar una gruesa columna de roca caja (cota +6), junto a una claraboya de 2 x 3 metros. El salón principal presenta una depresión en el piso cubierta por bloques de escala decimétrica a métrica (cota +1). En el lado sureste el techo presenta una abertura que corresponde a la intersección de una alta diaclasa. Hacia el oeste una amplia boca presenta una pequeña sima (cota +4), mientras que el área techada se extiende hacia el norte formando una amplia línea de goteo.

Al ascender por la rampa hacia el norte se llega a una intersección que comunica con otros sectores. Al este, una diaclasa rectilínea constituye el sitio más oscuro de la cavidad (cota +9,5). Allí el techo está perforado en algunos lugares, por lo que entra algo de luz y lluvia, con la que se forma un pequeño charco. Al final de la galería se puede ascender en oposición unos 6 m para llegar a un escalón superior, allí se observó en un recodo el nido de un buho con dos huevos. Una pequeña boca en la cota +18 permite salir al tope del afloramiento.

Si se regresa fuera de la galería se puede descender en una estrechéz de 4 metros de desnivel para llegar al sector inferior. La rampa entre bloques comunica con la boca norte en la cota -2.

Hotel de Wei-Assipu-tepui
UTM: N 577.060, E 754.460, zona 20.
Altitud: 2.330 m s.n.m.
Localización: A 90 m al ENE del Mirador.
Desarrollo: 54 m. Desnivel: 4 m (+3, -1).
Topografía: R. Carreño, O. Villarreal, J. Astort, J. Nolla.
SVE-SSI. 28/7/2000. Grado BCRA: 4D.

Se trata de un refugio formado por amontonamiento de dos grandes monolitos que se recostaron uno sobre otro, dejando entre ambos una superficie techada. El perímetro medido por el interior de la línea de goteo mide 54 m, mientras que el eje mayor mide 22 m de diámetro. En el sector este del recinto la cobertura alcanza la mayor altura de 6 m. Esta parte se halla bien iluminada y ventilada, midiéndose 9º C de temperatura nocturna, el lugar está seco, pero funciona como un tubo de viento en ocasión de las lluvias intensas. En el lado oeste existe un estrecho laminador donde el techo bajo apenas permite vislumbrar una prolongación entre los puntos de apoyo del bloque del oeste. El piso está cubierto por musgo que se encuentra apoyado sobre un espeso volumen de roca cuarcítica arenizada por la meteorización, esto hace que el material se disgregue fácilmente.

Sima Wei-Assipu-tepui Oeste
UTM: Aproximadamente en N 577.080, E 754.320, zona 20.
Altitud: Aproximadamente a 2.100 m s.n.m.
Localización: Aproximadamente a 100 m al O del Mirador.
Desarrollo: 280 m. Desnivel: 92 m (+0, -92).
Topografía: A. Alghisi, M. Bettini, S. Mantonico.
SSI- SVE. 24/7/2000. Grado BCRA: 3C.

Para llegar a la boca de esta sima se debe descender por cuerda unos 60 m desde la cumbre del tepuy. Al ingresar a esta cavidad se observó una roca que, curiosamente, había sido erosionada con la forma de una tortuga.

Se ingresa al sector confinado rapelando en una diaclasa angosta; de 1,5 m de ancho y de largo indeterminado. Durante el descenso la grieta se angosta un poco, hasta llegar a la cota - 90, donde el fondo de la cavidad presenta un curso de agua. El recorrido hacia el NE es ligeramente ascendente, con un pequeño tramo inundado por aguas rojizas. En el extremo opuesto el piso desciende un poco hasta la cota -92. En la parte media existe una red de galerías transversales que pudieran continuar explorándose en futuras oportunidades. El agua converge en un conducto que parece drenar hacia el SE.

APUNTES BIOESPELEOLÓGICOS

Se realizaron dos observaciones ornitológicas relacionadas con especies asociadas a cavidades. Las hendiduras de la roca estaban ocupadas por una numerosa colonia de vencejos de collar de la especie Streptoprocne zonaris, familia Apodidae, cuyos juveniles ya habían desarrollado las remeras y estaban en proceso de aprender a volar a finales de Julio. Una foto del nido se puede observar en la portada del Boletín anterior (SVE 2000). Calculando sobre la base de la frecuencia de avistamientos en un período de tiempo, se estimó que aproximadamente unos 300 vencejos de collar ingresan a la Sima de los Guácharos. Sin embargo, el resto del tepuy debe albergar una cantidad notablemente mayor gracias a los numerosos refugios dispersos que ofrecen los farallones. En días de clima despejado, estas aves regresaban al interior de la cavidad entre las 5 y 7 pm. Bajo las zonas de nidación, el guano, de consistencia queratinosa, alberga una diversa comunidad de artrópodos.

Algunas de las mayores cuevas también son utilizadas como refugio diurno y como recinto de nidificación para una importante colonia de guácharos, Steatornis caripensis. En uno de los estudios ornitológicos del sector limítrofe no se había registrado la presencia de guácharos para la cima del Roraima (PHELPS 1938), sin embargo en 1883 H. Whitely había colectado un ejemplar en el Roraima, reportando la captura para la vertiente de Guyana (URBANI 1981). La población del Wei-Assipu-tepui fue estimada en pocos centenares de individuos y las localidades de nidación se ubican al menos en dos cavidades: La Sima de los Guácharos y un cañón-sima al oeste del campamento. Wei-Assipu-tepui resulta ser la localidad más oriental para esta especie, en tierras continentales de Suramérica. Además es la primera localidad de nidación conocida de Brasil. Las acumulaciones de semillas evidencian una prolongada ocupación de estas aves en los espacios subterráneos. Gracias a su rango de vuelo, estas aves neotropicales podrían alimentarse en cualquiera de los tres países que convergen en el Macizo del Roraima.

Las labores del Departamento de Bioespeleología de la SVE, se concentraron en observaciones tanto en cuevas, así como en ambientes epigeos. Algunos de los materiales ya se han intercambiado para su estudio con especialistas foráneos.

Como resultados preliminares, se determinó que durante la expedición se obtuvo una nueva especie de sapo (VILLARREAL et al., ver este mismo volumen). Otro importante descubrimiento fue la identificación de un taxa que resultó ser a la vez una nueva especie y también un nuevo género de opilión (VILLARREAL et al., ver este mismo volumen). Dicho estudio se presenta en un artículo en este mismo Boletín.

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos la gentil atención en Santa Elena de Uairen, del padre Pemón de la orden de los Capuchinos Lucio Fierro y el padre Eleazar Mayor. Este trabajo fue realizado con la participación del equipo de helicópteros de Raúl Arias y Rafael León. Osvaldo Villarreal colaboró en la versión en tinta de los planos. Finalmente, deseamos reconocer el apoyo prestado en ésta, y en anteriores expediciones a John Junor (†), un amable y experimentado guyanés que ha sido un punto de referencia para la mayoría de los exploradores de la zona; lamentamos profundamente su reciente desaparición y le dedicamos el presente artículo. De igual forma recordamos a otro compañero de varias expediciones, José Luis Pereyra, quién hace pocos días sufrió un accidente fatal durante una escalada en México.

BIBLIOGRAFÍA

1. CARREÑO R. & K. GHNEIM. 1999. El Catastro Espeleológico de Venezuela, un balance cuantitativo de lo publicado entre 1967 y 1998. Resúmenes de las Vas. Jornadas Venezolanas de Espeleología. Universidad Simón Bolívar, Caracas. 46-48.        [ Links ]

2. CIEN - COMITÉ INTERFILIALES DE ESTRATIGRAFÍA Y NOMENCLATURA. 1997. Léxico estratigrafico electrónico de Venezuela. PDVSA-INTEVEP, Ministerio de Energía y Minas. Publicación electrónica, www.pdvsa.com/léxico, y en CD.        [ Links ]

3. CLEMENTI C. S/F. Through British Guiana to the summit of Roraima. Dutton and Company, New York. 236 pp. (Probablemente fue publicado cerca del año 1920).        [ Links ]

4. MARTINI J. & F. URBANI. 1984. Sveita, un nuevo mineral de la Cueva del Cerro Autana (Am.11), Territorio Federal Amazonas, Venezuela. Bol. Soc. Venezolana Espeleol. 21: 13-16.        [ Links ]

5. PHELPS W. 1938. La procedencia geográfica de las aves coleccionadas en el Cerro Roraima. Bol. Soc. Ven. Ciencias Naturales. Caracas. 36: 1-81.

6. SVE - Sociedad Venezolana de Espeleología. 2000. Portada. Bol. Soc. Venezolana Espeleol., Caracas. Número 34. 80 pp.

7. URBANI F. 1981. Listado de ejemplares de Steatornis caripensis Humboldt conservados en museos. Boletín El Guácharo. 21: 17-23.

8. ---- 1990. Bibliografía sobre cavidades desarrolladas en rocas no carbonáticas de la Guayana venezolana. Bol. Soc. Venezolana Espeleol. 24: 1-4.

9. VILLARREAL O, C. SEÑARIS & C. DO NACIMIENTO. 2002. Contribución al conocimiento faunístico del Wei-Assipu-tepui, Macizo del Roraima, con énafasis en la anurofauna y opiliofauna. Bol. Soc. Venezolana Espeleol. 36: 46-50.