SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número44Patogenicidad de Pestalosphaeria hansenii Shoemaker & J. A. Simpson en plántulas de pino caribe (Pinus caribaea var. hondurensis Barr. y Golf.)Las geotecnologías como herramieta para el ordenamiento territorial: Estudio de caso en un bosque de Araucaria en el sur de Brasil índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Bookmark

Revista Forestal Latinoamericana

versión impresa ISSN 0798-2437

Rev. Fores. Latino. v.23 n.44 Mérida dic. 2008

 

El diagnóstico participativo para el desarrollo integral comunitario en el marco de la Ley de los Consejos Comunales: Un caso práctico en comunidades Piaroa del estado Amazonas

Participatory diagnostic for the integral community development according, to the Communal Council Law: A practical case in Piaroa communities of Amazonas State

Yolanda Molina*, Omar Carrero Gámez**, Omar Carrero Araque***, Alberto Villarreal***, Ernesto Arends***, Juan Santaromita***, Herlinda Coronado***, Francisco Sánchez*** y Domingo Sánchez***

* Escuela de Ingeniería Forestal. Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales. Universidad de Los Andes. Mérida-Venezuela. e-mail:ymolina@ula.ve.

** Grupo de Investigación Genética y Silvicultura. INDEFOR-ULA.

*** Grupo de Investigación Manejo Múltiple de Ecosistemas Forestales. INDEFOR-ULA.

Resumen

El diagnóstico participativo está constituido por un conjunto de herramientas de mucha utilidad, fácil aplicación, que promueve la compenetración y participación de los miembros de las comunidades en la identificación de problemas, y elaboración de propuestas para el desarrollo integral de las mismas. En Venezuela desde 1999, se han venido dando cambios estructurales en la sociedad, entre las cuales se promueve, como política de Estado, la democracia participativa y protagónica de las comunidades en la toma de decisiones que le conciernen. Como instrumento para alcanzar este objetivo, se promulgó en el 2006 la Ley de los Consejos Comunales. Con esta Ley se quiere dar mayor poder al pueblo organizado para la toma de decisiones referentes a la solución de los problemas que padecen sus comunidades. Para ello, a lo largo del texto legal, se establece la aplicación del diagnóstico participativo, las herramientas que éste implica como requisitos para la conformación del consejo comunal, y también para la formulación de proyectos comunitarios. Este trabajo pretende difundir los aspectos básicos del diagnóstico participativo, especialmente aplicado en comunidades rurales, mediante un caso práctico en comunidades Piaroa del estado Amazonas.

Palabras clave: Diagnóstico participativo, desarrollo rural, Piaroa, Amazonas.

Abstract

The participatory diagnostic is constituted by a useful, easy to apply set of tools, that promotes sharing and participation of communities’ members in order to identify problems, and to make projects to reach an integral development. In Venezuela since 1999, some structural changes in Venezuelan society have been occurred, among them it is promoted, as a State policy, the participatory and protagonic democracy in the communities to make decisions related to them. As an instrument to reach this goal, it was made, in 2006, a Communal Councils Law. Through this law it is hoped to empower organized people to make decisions to solve their problems. That is why by means of this law it was established the putting into practice of the participatory diagnostic and the tools related, as a requirement to conform a communal council, and also to formulate communitarian projects. The goal of this paper is to spread some participatory diagnostic basic aspects, especially applied to rural communities, through a practical case in Piaroa’s communities in Amazonas State.

Key words: participatory diagnostic, rural development, Piaroa, Amazonas.

Recibido: 12-09-08 / Aceptado: 12-12-08

Introducción

Desde el año 1999, con la aprobación de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela, múltiples cambios se han venido dando en el ámbito nacional. Entre otras cosas se promueve la democracia participativa, en la cual las comunidades tienen un rol fundamental al ejercer la gestión de las políticas públicas y proyectos con el fin de solucionar los problemas que les afectan, y así poder construir una sociedad con mayor equidad y justicia social. Para darle un marco legal a la creación y funcionamiento de los consejos comunales, la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, promulga la Ley de los Consejos Comunales en el mes de Abril de 2006. Con esta Ley se quiere dar mayor poder al pueblo organizado para la toma de decisiones referentes a la solución de los problemas que padecen sus comunidades. Y para ello a lo largo del texto legal se establece la aplicación del diagnóstico participativo, y las herramientas que éste implica, como requisitos para la conformación del consejo comunal, y también para la formulación de proyectos comunitarios. Sin embargo el diagnóstico participativo como medio para el conocimiento, organización e integración de las comunidades, es poco conocido por la mayoría de las personas, a pesar de ser de particular importancia en comunidades rurales. Este trabajo pretende difundir los aspectos básicos del diagnóstico participativo, especialmente aplicado en comunidades rurales, mediante un caso práctico en tres comunidades Piaroa del estado Amazonas. Además se desea que este trabajo pueda servir de referencia a los líderes o a los facilitadores en el momento que les sea necesario aplicarlo para la conformación de los consejos comunales o para la formulación de proyectos.

Marco teórico

La participación de las comunidades en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en la Ley de Consejos Comunales

La participación es una de las bases fundamentales en las cuales se sustenta el nuevo enfoque de la democracia, establecido en la constitución de la República aprobada por la Asamblea Nacional en el año 1999 (República Bolivariana de Venezuela, 1999). En su artículo 70 establece que en lo social y económico las instancias de atención ciudadana, la autogestión, la cogestión, las cooperativas en todas sus formas incluyendo las de carácter financiero, las cajas de ahorro, la empresa comunitaria y demás formas asociativas guiadas por los valores de la mutua cooperación y la solidaridad; y en lo político la asamblea de ciudadanos entre otras, son medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía.

Para darle un basamento legal a la creación, conformación, integración, organización y funcionamiento de los consejos comunales, que son una instancia para la participación de las comunidades en la solución de los problemas que las afectan, la Asamblea Nacional promulgó en Abril del año 2006 la Ley de Los Consejos Comunales. Ello permitirá al pueblo organizado ejercer directamente la gestión de las políticas públicas y proyectos en beneficio de sus comunidades (República Bolivariana de Venezuela, 2006).

Para la conformación de los consejos comunales es necesaria la elección de un equipo promotor provisional; el cual estará encargado de convocar, conducir, y organizar la Asamblea Constituyente Comunitaria, y tiene entre otras funciones:

• La elaboración del croquis del área geográfica de la comunidad.

• La recabación de la información de la historia de la comunidad.

• La organización y coordinación de la realización del censo demográfico y socioeconómico comunitario.

El consejo comunal, una vez conformado, estará integrado por:

• El Órgano Ejecutivo.

• La Unidad de Gestión Financiera.

• La Unidad de Contraloría Social.

El órgano ejecutivo tiene entre otras funciones:

• La elaboración de los planes de trabajo para solventar los problemas que la comunidad pueda resolver con sus propios recursos y evaluar sus resultados.

• La elaboración del Plan de Desarrollo de la Comunidad a través del diagnóstico participativo, en el marco de la estrategia endógena.

Y la Unidad de Gestión Financiera tiene entre otras funciones:

• Impulsar el diagnóstico y el presupuesto participativo, sensible al género, jerarquizando las necesidades de la comunidad.

• Promover formas alternativas de intercambio, que permitan fortalecer las economías locales.

Tanto las funciones señaladas del equipo promotor provisional, como del Órgano Ejecutivo y la Unidad de Gestión Financiera, pueden lograrse con la aplicación de herramientas para el Diagnóstico Participativo. Existe toda una metodología para hacer el diagnóstico participativo, y la cual es especialmente útil para aplicar en comunidades rurales, porque éstas pueden permitir la participación de cualquier persona sin importar su formación académica, además la información generada siguiendo esta metodología es mayor que las generadas por técnicas tradicionales como lo pueden ser las encuestas. Ello permitirá hacer un mejor diagnóstico, tomando en cuenta la opinión de la mayoría de las personas, lo cual es beneficioso para la comunidad en el momento de discutir las posibles soluciones a sus problemas.

La participación comunitaria

Origen

La participación se ha convertido en un término de moda, de uso obligado por muchas instituciones y organizaciones, y aplicado a cualquier tema, ya sea del desarrollo o de investigación o de cualquier otro. Como lo señala Farrington y Bebbington (1993, citado por Valarezo 1995), el concepto de participación ha sido motivado tanto por la ideología como por el pragmatismo, vale decir, tanto por el compromiso honesto de devolver el protagonismo a los sin poder, como para hacer eficaz y sostenible una propuesta.

Las metodologías participativas adquirieron fuerza en el mundo en las últimas décadas. Aparecen en un sector llamado tercer sector compuesto por miles de organizaciones populares, ONGs, Iglesias, ciudadanos, agencias de cooperación solidarias, que crecieron a partir de la década de los años 70, como una respuesta creativa a la globalización, en la búsqueda de un nuevo paradigma que conjugue democracia, con desarrollo, equidad y sustentabilidad. Las primeras metodologías participativas surgen en India (Valarezo, 1995).

Adicionalmente los enfoques de aprendizaje y acción participativos tienen sus raíces en diferentes campos de la investigación y el desarrollo (Hawkins, 2001):

• Es un enfoque activista y político, que busca concienciar a los campesinos y facilitar su propio análisis de la situación y para la acción.

• Es antropología aplicada, con sus técnicas de observación social y su distinción entre valores de gente de adentro y gente de afuera del sistema social.

• Es un análisis de los agroecosistemas, con sus técnicas de observaciones y diagramas de manejo de recursos naturales.

• Es investigación en sistemas de producción, con su consideración de la diversidad y complejidad de los sistemas de producción en áreas marginadas.

En los Principios fundamentales de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela; Art. 2, aparecen explicitados los valores fundamentales que rigen la participación comunitaria, como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación: la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político.

Definición

Es el proceso de intervención de la población de una comunidad, para abordar la solución de sus problemas, desde el mismo momento de su identificación y jerarquización, pasando por la toma de decisiones, gestión de recursos, ejecución e inclusive el monitoreo y evaluación de proyectos (Molina, 1999).

La participación comunitaria es un enfoque metodológico en la planificación y ejecución de propuestas locales, dirigido fundamentalmente a la búsqueda de solución de los problemas y necesidades más sentidas de la población, en el marco del desarrollo sustentable. Ésta genera y potencia actitudes de cooperación, solidaridad, y deseo de trabajar por el bien común; hace consciente a los miembros de la comunidad de sus problemas, potencialidades y limitaciones; aumenta la autoestima y descubre y consolida liderazgos. Es un enfoque que conlleva un contenido de autoformación ciudadana que hace que las comunidades sean cada vez menos dependientes y más protagonistas en la construcción de su propio desarrollo (Molina, 1999).

Importancia de la participación de la población en el diseño de proyectos de desarrollo

En lo social. El proceso participativo es un proceso educativo y formador de conciencia en si mismo. Resulta más económico emplear a la gente de la propia localidad. El proceso desarrolla la capacidad de negociación, el liderazgo, la organización, la solidaridad, en otras palabras la capacidad para ser objetos y sujetos de su desarrollo (Molina, 2005).

La asignación de recursos. Está cada vez más condicionado a la participación de los beneficiarios. Los donantes quieren asegurar que sus proyectos estén fundamentados en las necesidades de los beneficiarios (Molina, 2005).

Sostenibilidad. La evaluación de proyectos ha mostrado que la participación de los beneficiarios es un componente básico o fundamental para su éxito. La participación le da permanencia y continuidad a los programas ya que, la gente aprende y se motiva: a analizar situaciones con otros, a organizarse para trabajar en grupo, a planificar y a encontrar soluciones a sus problemas. En síntesis la participación de la comunidad aumenta sus capacidades y fortalece sus organizaciones locales (Molina, 2005).

Razones a favor de la participación comunitaria (Bunch, 1982):

• La motivación será mayor si la gente siente que el proyecto o programa le pertenece, que ella ha participado significativamente en su planificación.

• Según el grado en que la gente contribuya en las decisiones del programa, así sentirán el compromiso de luchar para que éste sea un éxito.

• La participación de la gente combatirá toda clase de sospechas hacia el programa.

• Ayudará a que la gente aprecie la complejidad del programa.

• La gente es quien más conoce las condiciones de su comunidad y los sentimientos y deseos de los que allí viven

Enfoque metodológico

Los métodos se fundamentan en el uso de de herramientas participativas, en todas las fases de un programa:

• Diagnóstico.

• Desarrollo de propuestas.

• Ejecución o implementación incluyendo el monitoreo de las acciones y los diagnósticos de ajuste.

• Evaluación.

La visualización es un elemento clave en los métodos participativos. En los diagnósticos convencionales se usa mucho la encuesta o cuestionario, la información es transferida de las palabras de la persona entrevistada al papel del cuestionario donde se convierte en propiedad del entrevistador. En contraste, cuando la gente dibuja y modela su aldea o comunidad, sus recursos, y comparten visualmente sus resultados, todos los que se encuentran presentes pueden ver, discutir, comentar, manipular y alterar los objetos físicos o las representaciones. Todos pueden ver lo que se ha plasmado o dicho y porqué se está haciendo. Todos pueden reflexionar y participar en la planeación (Selener, et al., 1999).

En resumen, las herramientas simplifican la recolección, el análisis y la interpretación de los datos, proporcionan consenso, permiten superar las limitaciones expresivas, capacitan para la negociación, y al final los resultados son de todos.

Por otro lado las herramientas deben ser adecuadas: a las características socio- culturales de la comunidad, al propósito de la planificación, a las necesidades de información, y aplicadas de manera lógica y coherente.

Diagnóstico participativo

La etapa de diagnóstico en el proceso de planificación es muy importante, ya que en ésta se generan las directrices para la búsqueda de soluciones a los problemas. El diagnóstico participativo, permite conocer la situación de las comunidades, su historia, la identificación de las potencialidades y limitaciones en el entorno físico natural y socio-económico, identificación de los principales problemas y sus soluciones, les da elementos de negociación con las instituciones.

Herramientas de diagnóstico participativo fundamentales para el diseño de proyectos de desarrollo comunitario Historia de la comunidad

Es la descripción cronológica de acontecimientos importantes ocurridos en la comunidad y como éstos han influido en su desarrollo. Esta herramienta puede incluir información tal como: cuándo y cómo comenzó la comunidad, quienes la fundaron, cuantas familias habían inicialmente, cuándo fundaron o llegaron los principales servicios, y catástrofes naturales ocurridas, entre otros. Adicionalmente debe describir que impacto han tenido estos hechos en la comunidad.

Procedimiento: en reunión con la comunidad en la que debe participar un grupo representativo incluyendo jóvenes y ancianos, mujeres y varones para obtener información más rica; se motiva al grupo a que realicen una sistematización de la información de los diferentes acontecimientos ocurridos en la comunidad, cuáles han sido sus causas y cuáles sus efectos (el tiempo puede ser referido a fechas o a periodos) y luego se procede a desarrollar la herramienta en un papel grande donde se coloca la fecha o el periodo, el acontecimiento y el efecto en la comunidad. También se puede hacer de manera más gráfica con dibujos que representen los principales eventos ocurridos, para el caso deben acordarse los símbolos a utilizar.

Mapa de la comunidad o mapa de recursos naturales y uso de la tierra

Es una representación grafica o dibujo de la comunidad. En ella se representan los límites de la comunidad, las unidades de producción o fincas, las viviendas, la infraestructura de servicios (vías, iglesia, escuelas y dispensarios entre otros), los elementos naturales de importancia para la comunidad (bosques, ríos, etc.). El mapa también puede contener áreas con problemas específicos y áreas con potencialidades para mejorar la producción y otros aspectos de la comunidad.

Procedimiento: En reunión con un grupo de personas de la comunidad se dibuja el mapa de la comunidad; se inicia por los límites y elementos representativos como carreteras, caminos y ríos o quebradas, y luego se dibujan el resto de elementos. Es importante verificar si existen algunos mapas o croquis de la comunidad que puedan servir de base. Los símbolos usados deben ser significativos para la comunidad, los cuales deben consensuarse en el grupo.

Diagrama de Venn

El diagrama de Venn muestra las relaciones que tiene la comunidad con instituciones y organizaciones externas. Permite racionalizar mejor el uso de los recursos y promover una adecuada coordinación interinstitucional. Los facilitadores y la comunidad discutirán la presencia, roles e importancia de diferentes instituciones presentes en la zona incluyendo las estatales, ONGs, religiosas, militares, etc.

Procedimiento: Se hace una lluvia de ideas para generar el listado de instituciones y el tipo de relaciones que han establecido o que establece con la comunidad y se hace el diagrama indicando la institución, la relación y la importancia para la comunidad. Un círculo grande en el centro representa a lacomunidad, alrededor de éste se colocan el resto de los círculos que  representan a las instituciones, los cuales se unen a la comunidad con una flecha cuya dirección indica si la institución va a la comunidad o ésta va hacia la institución. Arriba de la flecha se escribe el tipo de relación que existe.

En el diagrama el tamaño del círculo y su cercanía al círculo de la comunidad denota el grado de importancia de una institución en su relación con la comunidad. Se escriben los nombres de las organizaciones o instituciones más importantes en los círculos más grandes, las medianamente importantes en círculos medianos y en círculos pequeños las menos importantes. En un papel grande se dibujan o pegan los círculos.

Calendario agropecuario

Es la representación de los ciclos climáticos y productivos en los diferentes meses del año, incluyendo sus características, actividades y necesidades. Específicamente, periodos de lluvia y sequía, momento de preparación de suelos, siembra, cosecha y comercialización de los principales rubros, necesidades de mano de obra, disponibilidad de riego, incidencia de plagas y enfermedades, etc. También puede ayudar a identificar y registrar problemas y oportunidades de solución en los aspectos productivos.

Procedimiento: en reunión con la comunidad en la que deben participar un grupo de productores representativo incluyendo jóvenes y ancianos, mujeres y varones se dibuja el calendario. Existen diferentes tipos de diagramas, el más usado es el vertical, en el cual se ponen los meses del año o la forma de medida del tiempo usada por la comunidad (es importante que la comunidad decida que representación del tiempo se usará) en la parte superior y las diferentes actividades a la izquierda del mismo. La representación del comportamiento climático o de las diferentes actividades agropecuarias que llevan a cabo los agricultores y agricultoras se hace a través de símbolos los cuales deben ser consensuados por todo el grupo; una vez sistematizada la información y decidido los símbolos a usar se procede a dibujar el diagrama.

Análisis de tendencias

Esta herramienta consiste en hacer una representación gráfica del comportamiento de aspectos relevantes para la comunidad en el tiempo; tales como crecimiento poblacional, cambios en el uso de la tierra, disponibilidad de trabajo, rendimientos de los principales cultivos, comercialización, erosión u otro proceso de degradación de los suelos, procesos de deforestación o recuperación de bosques, desaparición o recuperación de especies de fauna, etc. Este análisis y representación puede hacerse aspecto por aspecto, dando un diagrama sencillo o también pueden representarse varios elementos considerados, lo cual le da complejidad. La ventaja de este último es que permite establecer relaciones entre los aspectos considerados, por ejemplo crecimiento poblacional con el número de unidades de producción.

Procedimiento: se recomienda sistematizar y representar la información referente a la historia de la comunidad antes, ya que facilitará la identificación de los aspectos de mayor interés. Después de identificar los aspectos que se quieren considerar se procede a identificar datos e información que ayuden su análisis y sistematización para realizar el dibujo o la representación del diagrama o gráfico, aspecto/tiempo. En este ejercicio, el facilitador puede hacer preguntas generadoras para que la comunidad pueda contestar de manera más organizada. Según la cantidad de temas analizados, el ejercicio puede promediar 1/2 hora a 4 horas.

Transecto

El transecto es una herramienta que se puede elaborar conjuntamente con el mapa. En este diagrama se representan todos los nichos tanto naturales, como agroecológicos y de infraestructura de apoyo a la producción y a lo social, como escuelas, existentes en el territorio de la comunidad.

Es una herramienta que permite analizar los usos de cada nicho, sus problemas y las oportunidades que pueda tener o potencialidades.

Procedimiento: Lo ideal es hacer una caminata con el grupo participante para realizar esta herramienta visitando cada nicho existente en el territorio de la comunidad, permite confirmar su nombre local y sus características. Si el territorio es muy grande o no es posible visitar todos los nichos se puede elaborar desde el mapa de la comunidad, con un grupo conocedor del territorio que sea capaz de identificar los tipos de suelo, ríos y otras fuentes de agua, cultivos, animales, forrajes, árboles, plantas usadas, infraestructura tal como cercas o terraplenes, caminos, etc. Inclusive los usos en otras épocas del año y las características topográficas del paisaje. Se explica la idea al grupo de la comunidad responsable de la herramienta, una vez que la idea queda clara, se deja al grupo dibujar su transecto. El diagrama debería mostrar las principales características de la topografía, como valles, terrazas, etc. y símbolos para representar cada nicho encontrado en la comunidad. Se construye una matriz debajo del dibujo de los nichos, y se llena las celdas de la matriz con la información correspondiente a cada nicho, en cuanto a usos, problemas y potencialidades u oportunidades. La información contenida en el diagrama y la matriz se lleva a plenaria para validarse con toda la comunidad.

Materiales y métodos

Área de estudio

El estado Amazonas está ubicado al sur del río Orinoco, entre los paralelos 0º 40’ a 6º 15’ de latitud norte y los meridianos 63º 20’ a 67º 50’ de longitud oeste. Ocupa un área de 180.145 Km2 y comprende límites internacionales con las Repúblicas de Colombia hacia la parte oeste y Brasil por el lado sureste.

El área de estudio está situada en el extremo noroeste de la Reserva Forestal Sipapo, en las cuencas bajas de los ríos Cuao y Sipapo, específicamente en las comunidades Coromoto de Cuao, Raudalito Picure y Raudal del Danto de la etnia Piaroa. Geográficamente se encuentran ubicadas entre las coordenadas 4º55’ a 5º 05’ de latitud Norte y 67º 35’ a 67º 45’ de longitud Oeste. Las precipitaciones alcanzan los 2600-2800 mm anuales y las temperaturas medias anuales son superiores a los 26 ºC (Esteves y Dumith, 1997). Los suelos principales son oxisoles y ultisoles generalmente bien drenados muy pobres en nutrientes y fuertemente ácidos (Zent, 1992). Según el sistema de Holdridge (Ewel et al., 1976), esta área se encuentra ubicada dentro de la zona de vida bosque húmedo tropical.

Metodología de trabajo

Durante casi un año de trabajo continuo del equipo de investigación, conjuntamente con miembros de las comunidades y a través de múltiples reuniones, talleres para la elaboración de herramientas participativas, entrevistas individuales y grupales y diversas discusiones con la comunidad se logró sistematizar la información de diagnóstico participativo en tres comunidades de la etnia Piaroa del Amazonas Venezolano. De la fase de diagnóstico fue muy significativo la convivencia con las comunidades durante 12 días continuos en las que se desarrollaron las herramientas de diagnóstico participativo con la participación de 141 miembros de las tres comunidades y 12 facilitadores o animadores del equipo de investigadores, debidamente formados para tal fin, participantes del proyecto GUYAGROFOR del Grupo de Investigación Manejo Múltiple de Ecosistemas Forestales (GIMEFOR), de la Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales de la Universidad de Los Andes (ULA) y del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente. Durante estos 12 días, se aplicaron doce (12) herramientas participativas con la participación de jóvenes, adultos y ancianos; con la finalidad de describir la historia, identificar su territorio con sus potencialidades y limitaciones en el entorno físico-natural y socio-económico, e identificar sus problemas y posibles soluciones. Las Herramientas aplicadas fueron: historia de la comunidad, mapa de la comunidad, transecto, diagrama de flujos y parcelas (conucos), calendarios socio-productivos con enfoque de género, análisis de tendencias, diagrama de Venn y matriz de árboles del conuco.

A través de jornadas de trabajo con las comunidades, algunas de varios días, se completó, sistematizó y analizó la información recopilada la que permitió concluir el Diagnóstico Participativo. En estas jornadas se aplicaron otras herramientas tales como: entrevistas semiestructuradas, talleres para el análisis de las herramientas de visualización realizadas, que permitieron la identificación de problemas, matriz de análisis de problemas, análisis foda, matriz de actuación comunidad-instituciones en la solución de problemas. Todo el diagnóstico, contribuyó a consolidar su identidad, a través de la discusión grupal, y les dio elementos de intercambio y relación con las instituciones públicas y privadas que tienen injerencia en el desarrollo de la comunidad, esto último concretado en un taller Comunidad-Instituciones. Es importante resaltar que el diagnóstico dio origen a un documento para cada comunidad que fue ingresado a sus respectivas bibliotecas como memoria del trabajo realizado colectivamente y que servirá de base para la toma de decisiones y referencia para las generaciones futuras.

Resultados y discusión

Descripción de herramientas Historia de la comunidad

La historia refleja los hechos mas importantes de la comunidad Coromoto de Cuao (Tabla 1), la cual es muy importante para la formación de la población estudiantil, será un aporte valioso para la formación y desarrollo de su conocimiento.

• El año de 1969 se fundó la comunidad Coromoto de Cuao. Para este efecto se tumbaron los árboles y así para despejar el área de tan tupido bosque.

• En 1975 se creó una escuela con estructura de palma, pero en la época solo existía dos churuatas y la familia vivía en comuna.

• En 1993 fallece el señor José Antonio Ortega y parte del conocimiento tradicional se perdió sin haberse registrado. Anteriormente se muere la hermana llamada Carmen Peña.

• En 1994 se creó un local para educación inicial

• En 1996 se organiza un encuentro deportivo con las comunidades adyacentes a la zona.

• En el 2000 visita de los grupos de investigación con nuevos conocimientos para la comunidad.

• En el 2001 instalaciones por la alcaldía de partes eléctricas las cuales fueron una solución para el problema del cableado.

• En 2003 se consiguió un motor y no se tuvo ningún beneficio para el transporte porque se perdió en una semana de haberse adquirido.

• En el 2004 fallecimiento de un líder muy importante para la comunidad, fundador de la escuela.

• Entrega de nueva planta eléctrica para la comunidad.

• En 2005 se propone un reglamento interno en la comunidad Coromoto de Cuao

Andrés Peña (maestro) resaltó la importancia de tener esta información para mostrarla a los niños que están en la escuela, y así estimular y conocer lo que ha pasado en la comunidad.

Mapa de la comunidad (Coromoto de Cuao)

En la elaboración del mapa participaron 14 miembros de la comunidad (Figura 1), los cuales identificaron los límites de la comunidad, los cursos de agua (río y caños), los cerros y lajas importantes, sitios sagrados (cementerios), las áreas productivas alrededor del poblado así como en los fundos (conucos, rastrojos, sabanas y bosques), la infraestructura (churuatas, casas, escuelas, dispensario, etc.) y las vías o picas que permiten la comunicación entre estos diferentes sitios (Figura 2).

En primer lugar se definieron los límites siguiendo la orientación del sol, luego dibujaron el curso del río Cuao y los caños, posteriormente se ubicaron el centro poblado (casas, escuelas, etc.), los cerros o lajas y las picas, y finalmente se establecieron los conucos activos y rastrojos. Se identificaron los sitios mediante el nombre en español como en lengua Piaroa.

En relación a los límites, se señalan los siguientes:

– Norte: Caño Moriche y Cerros Pelao y Täräcuä.

– Sur: Caños Maraca y Rana, y Laja Tucán.

– Este: Caños Samariapo y Naranjillo.

– Oeste: Caños Moriche y Maraca, y Laja Maraca.

A pesar de que el Cerro Autana está alejado de la comunidad, es representado en el mapa porque se divisa desde el poblado y además es considerado como el origen de los Piaroa. Los bosques son los lugares que ocupan mayor superficie en la comunidad, representando más del 70 % del área.

El río Cuao divide a la comunidad en dos partes, la primera al norte donde se encuentran principalmente áreas boscosas, que servirán para sitios de establecimiento de conucos futuros. Al sur del río se encuentra un desarrollo intensivo en cuanto a conucos e infraestructura. En el mapa se identifican 9 fundos, que son sitios alejados del poblado donde sus dueños realizan actividades agrícolas y de subsistencia, sin la presión de otros vecinos cercanos.

Los 35 conucos activos (conucos que presentan cultivos de 1, 2, o 3 años) y los 28 rastrojos se encuentran principalmente adyacentes al Caño Maraca y entre los Caño Samariapo y Mojón.

En el mapa se indican 60 casas, 13 en los fundos y sitios alejados, y 47 en el núcleo central de la comunidad, distribuidas en 5 sectores (Casas rurales viejas, Saca Hueso, Manaca, Estéril y Rana). Estos sectores se ubican alrededor de la cancha de futbol, la cual fue representada en el mapa con un gran tamaño. Esta cancha tiene una gran importancia como lugar de encuentro e integración deportiva entre los miembros de la comunidad y de comunidades vecinas. La comunidad presenta tres escuelas, una biblioteca y un dispensario.

Además del Cerro Autana se representan 6 cerros y 2 lajas considerados sagrados, especialmente aquellos donde se encuentran los 3 cementerios.

En la descripción escrita realizada por los miembros de la comunidad, se indica que este mapa refleja las áreas de la comunidad (bosques, cerros, conucos, ríos, caños, lugares sagrados y otros), el uso que dan los que conviven dentro de la jurisdicción y los beneficios que ofrece la naturaleza (obtención de frutas silvestres, cacería, madera, centros de recreación, pesca y obtención de sus alimentos cotidianos). Así mismo, se señala que estos beneficios de la naturaleza se están destruyendo por las acciones del hombre, el cual podría rehabilitarlos en un futuro.

Diagrama de Venn (Coromoto de Cuao)

Al comenzar la realización de esta herramienta la comunidad identificó dentro de sí, como instituciones propias, a una Asociación Civil, la Medicatura, el Hogar de Cuidado Diario, la iglesia, la biblioteca, e inclusive un equipo de fútbol (Figura 3). Aunque cada una de estas asociaciones fueron establecidas con ayuda del gobierno o organismos encargados, esta comunidad siente como suya cada una de las antes nombradas, y es por ello que la incluyen dentro de su constitución como grupo.

Ahora bien la identificación de instituciones las cuales han tenido algún contacto con esta comunidad y que de alguna manera han realizado trabajos dentro de ellas, fue realizada por un grupo constituido solo por hombres, jóvenes todos, los cuales tenían conocimientos suficientes para realizar esta actividad, sin mayor problemas. Dentro de las instituciones identificadas se encuentran:

• Como las más importantes, y aquellas que mantienen más cercanía con esta comunidad están: La Gobernación, relacionada con la comunidad mediante contratación de algunos empleados. El Ministerio de la Salud, mediante la colocación y dotación de la medicatura. El Ministerio de Educación, gracias a los planes de educación existente y el pago de profesores y dotación de una biblioteca. Igualmente importantes pero un poco mas distante se encuentran, la Alcaldía, Malariología, L.O.P.N.A, O.I.P.U.S, que es una organización de indígenas Piaroa que trabajan en la demarcación de su territorio, y por último el Ministerio de Cultura y Deporte.

• Para las medianamente importantes identificaron las Universidades, (Universidad de Los Andes –ULA- y Universidad Central de Venezuela –UCV-), siendo las únicas en esta categoría.

• Y aquellas con muy poca importancia se encuentra únicamente la Defensoría del Pueblo.

Sin embargo, también identificaron una serie de instituciones y condiciones que no han hecho presencia dentro de esta comunidad, pero que sus pobladores también consideren como importantes y que les interesaría que hicieran presencia activa tales como: el Ministerio del Ambiente, mayor número de jornadas médicas, la instalación de un MERCAL (Mercado de Alimentos), presencia de cursos de capacitación del Instituto Nacional de Cooperación Educativa Socialista (INCES), menos problemas con la obtención de combustible, y la presencia de SUNACOP.

Calendario agropecuario (Raudalito Picure)

Esta herramienta participativa representa los ciclos productivos para los diferentes meses del año (Figura 4), lo que permite identificar las fases de cada actividad agrícola, pesquera y forestal que se lleva a cabo durante las estacionalidades climáticas.

Esta comunidad identifica 5 meses de verano (noviembre-marzo) y los restos de los meses se presentan con fuertes precipitaciones.

Primer año

La selección del área y las actividades de tala y tumba de la vegetación para el establecimiento del conuco se realiza en los meses de octubre, noviembre y diciembre. En estas labores participa activamente el hombre y la mujer. Cuando la realización de la tala y la tumba se prolongan para los meses de enero y febrero es desventajoso, ya que se acorta el tiempo par el secado del material vegetal eliminado, no obteniendo así optimización en la quema.

Una semana después de haber caído las primeras lluvias (mayo), se empieza la siembra de los principales cultivos de ciclo corto, como maíz (Zea mays) y yuca (Manihot esculenta) componentes principales en las primeras etapas del establecimiento del conuco, seguido se asocia ñame (Dioscorea rigida), mapuey (Dioscorea trífida), túpiro (Solanum tupiro). El segundo semestre del año se siembra otros rubros para diversificar el conuco. Este año se invierte bastante esfuerzo en el mantenimiento del área cultivada, principalmente tarea realizada por las mujeres. En agosto se cosecha el maíz (Z. mays), cultivo de rápido crecimiento y ciclo de vida muy corto, rubro utilizado para el consumo del núcleo familiar que conforman las comunidades.

Segundo año

Se continúa con el desmalezamiento en el conuco. Se cosecha ñame (D. rigida) y piña (Ananas comosus) en los meses de enero y febrero. En abril y mayo comienza la cosecha de la yuca (M. esculenta), sembrando simultáneamente nuevas estacas de este rubro en el área.

Cuando se intensifican las precipitaciones (mayo y junio), se siembra el copoazú (Teobroma grandiflorum). En el mes de octubre se presenta la óptima producción de temare (Pouteria caimito) y cocura (Pourouma cecropiifolia).

Tercer año

Se realizan limpiezas en los cultivos, se cosecha nuevamente piña (A. comosus), temare (P. caimito) y comienza la producción de frutales como, guamo (Inga edulis) y cocura (P. cecropiifolia). Empiezan a desaparecer los cultivos de ciclo corto.

Cuarto año

En esta etapa hay una tendencia a desaparecer los cultivos de ciclo corto, se incrementa la producción y recolección de frutales tales como, pijiguao (Bactris gasipaes), copoazú (T. grandiflorum), cocura (P. cecropiifolia), guamo (Inga edulis) y temare (P. caimito) y en menor proporción la piña (A. comosus).

Quinto año

Primeras etapas del barbecho, las limpias del área se restringen a aquellos sitios donde se encuentran los individuos arbóreos de copoazú (T. grandiflorum), cocura (P. cecropiifolia), pijiguao (B. gasipaes) y temare (P. caimito), con la finalidad de tener acceso para la recolección de los frutos.

El último trimestre de cada año y en los meses de enero y febrero hay mas disponibilidad de peces como Morocoto (Colossom macropomus) y Bocachico (Semaprochilodus kneri), extendiéndose la oferta piscícola hasta finales de marzo, cuando las aguas del río Cuao van aumentando sus niveles, producto del inicio de las lluvia.

Análisis de tendencias

Con la aplicación de esta herramienta se quería indagar el comportamiento, a través del tiempo, de varios aspectos relevantes de la comunidad, los cuales se detallan a continuación:

Población

La comunidad de Coromoto Cuao tenía en los inicios de los años 70 una población muy baja, lo que se infiere por el número de familias que la constituían, entendiéndose por familia el grupo de personas formado por el padre, la madre, y sus hijos solteros. A inicios de esa década sólo existían alrededor de 3 familias quienes fueron los fundadores del asentamiento. A partir de ese momento hubo un incremento acelerado en el número de familias hasta la década de los 90 (Figura 5), a partir de allí el incremento de la población no es tan acelerado como en las décadas anteriores, ello debido en parte a emigraciones de algunas familias (Tabla 2).

Número de conucos

El número de conucos se ha venido incrementando aceleradamente desde los años 70 (Figura 6), teniendo una relación proporcional con el incremento en el número de familias de la comunidad. Ello es una consecuencia lógica pues cada nueva familia debe tener aproximadamente 5 conucos, cada uno de diferentes edades, para suplir sus requerimientos alimenticios. Estas cifras (Tabla 3) también puede ser un indicativo del área boscosa afectada para establecer los conucos. Cada conuco tiene un área aproximada entre 0.5 y 1.0 ha (Villarreal, 2002), destacando que la propiedad de la tierra es comunal, mas no así la tenencia.

Producción agrícola

Los cuatro principales rubros son representados en la figura 7, siendo ellos: Yuca (M. esculenta), Piña (A. comosus), Ñame (D. rígida) y Pijiguao (B. gasipaes). Es relevante notar que la producción en cada conuco es más o menos constante hasta el año 1980, momento a partir del cual la productividad comienza a decrecer. Entre las causas de esta situación señalan la ocurrencia de plagas. La disminución en la productividad del suelo es consecuencia también de la cantidad de conucos existentes, del proceso de sedentarización y de las prácticas culturales que vienen aplicando.

Caza, pesca y recolección

Las tendencias del volumen de la caza y la pesca fue más o menos constante (Figura 8) hasta la década de los 80, momento en el cual comienza a decrecer. La fauna se vio afectada por los instrumentos utilizados para cazar, a partir de la década de los 70 y por influencia de antropólogos y de los criollos, los indígenas comienzan a utilizar armas de fuego en lugar de cerbatanas que eran usadas tradicionalmente, lo que facilitó la labor y en consecuencia afectó las poblaciones animales.

La pesca sufrió una disminución en el volumen, más o menos a partir de la misma fecha, básicamente por dos causas: la primera debida a cambios en los métodos de pesca, al comenzar a utilizar redes, lo que ha tenido un impacto fuerte en las poblaciones de peces. La segunda de ellas debido a la construcción de una central hidroeléctrica aguas arriba, lo que para los pobladores de esta comunidad ha sido causa de la disminución de los volúmenes de pesca. Por el contrario la recolección ha permanecido constante a través del tiempo.

Es interesante mencionar las especies que los miembros de la comunidad cazan, pescan y recolectan:

• Caza: Lapa (Agouti paca), Venado (Odoicoleus virginianus) y Araguato (Alouatta seniculus)

• Pesca: Morocoto (Colossoma macropomus), Pavón (Chicla temensis) y Bocón (Brycon bicolor)

• Recolección: Copoazú (T. grandiflorum), Naranjillo (Platonia insignis), Seje (Oenocarpus bataua) y Manaca (Euterpe precatoria).

Comercialización y autoconsumo de los cuatro productos agrícolas de mayor importancia

El autoconsumo ha permanecido más o menos constante, sin embargo debería ir incrementándose a lo largo del tiempo (Figura 9) como consecuencia del aumento poblacional, por lo que se cree que esta información se refiere al autoconsumo familiar. De los cuatro productos sólo el pijiguao (B. gasipaes) ha tenido un leve incremento en los últimos años. Por el contrario la comercialización de yuca (M. esculenta), piña (A. comosus), y ñame (D. rigida) se ha incrementado notablemente desde mediados de los años 70, como consecuencia de la llegada de los primeros motores fuera de borda a la comunidad. Tan importante ha sido este incremento que casi se destina al comercio la misma cantidad que se dedica al autoconsumo. De los cuatro rubros que ellos han reconocido como los principales, sólo el pijiguao (B. gasipaes) no ha tenido un incremento en los volúmenes de comercialización tan importante como el de los otros tres rubros.

Transecto de la comunidad (Coromoto de Cuao)

En la realización del corte trasversal o transecto participaron 8 miembros de la comunidad. Se representan 10 zonas o nichos en los cuales se describieron los usos, problemas y potencialidad (Figura 10).

Los cerros y lajas se considera que tienen uso sagrado, (cementerio) sirven como mirador y allí se pueden capturar lombrices (comestibles), también las lajas la utilizan para secar la ropa que lavan en el río. La comunidad indicó que en estos sitios se pueden establecer un centro para actividades turísticas. Sin embargo, se señaló que muchas veces hay intervención no controlada a estos lugares sagrados.

Una pequeña sabana adyacente al Cerro Pelao fue representada como un sitio apropiado para la cacería, recolección de frutos silvestres, así como de plantas medicinales.

En los rastrojos se puede obtener madera para construcción de viviendas, frutos como el temare (P. caimito) y pijiguao (B. gasipaes) etc. Además aquí se puede recolectar plantas de barbascos (Lonchocarpus sp., Jacquinia barbasco, Caryocar sp., Phyllanthus piscatorum) para ser utilizadas en la pesca. Entre los problemas se señalaron la tumba de rastrojos recientes (menores de 8 años) para el establecimiento de conucos, y la incidencia de incendios que destruyen la vegetación.

Los fundos son sitios alejados del núcleo central de la comunidad donde algunos miembros realizan sus actividades de conuco; son sitios adecuados para la elaboración de cazabe y mañoco y además son utilizados como lugares de descanso para la familia. Debido a su lejanía y condiciones naturales se consideran que los fundos tienen una potencialidad como centros agroturísticos. Sin embargo esta lejanía ha traído como consecuencia la pérdida de herramientas y extracción de alimentos.

El río Cuao es la principal vía de navegación para llegar a las comunidades vecinas y a los centros poblados de Isla Ratón y Samariapo; sirve para trasportar alimentos y otros productos. El río es una importante fuente de peces y también se utiliza como medio de recreación. Durante la época de sequía, en sus orillas se extrae arena con fines de construcción. Este lugar tiene una alta potencialidad como fuente de agua potable, así como para el establecimiento de criaderos de peces. Entre los problemas identificados tenemos la pesca irracional, contaminación del agua por los desechos sólidos y los derrumbes en las riberas por la deforestación en los bosques circundantes.

El centro poblado es el lugar de interrelaciones sociales de los miembros de la comunidad. Aquí se realizan las actividades educativas, deportivas y reuniones comunitarias; además, es el sitio para la atención de los problemas de salud de la comunidad. Se considera que el centro poblado es el sitio adecuado para fortalecer la organización comunitaria y para formación de cooperativas. Uno de los principales problemas identificados es el de la basura, debido a que no hay sitios adecuados para su correcta disposición. Por otra parte se considera que falta fortalecer la organización comunitaria, así como el establecimiento de normas para la convivencia.

Los conucos son los sitios de uso intensivo para las actividades agrícola, aquí se siembran y se recolectan los cultivos como maíz (Z. mays), yuca (M. esculenta), ñame (D.rigida), etc. Además se siembran los árboles que proporcionan frutos como copoazú (T. grandiflorum), cocura (P. cecropiifolia), temare (P. caimito), guamo (I. edulis), etc. Los miembros de la comunidad consideran que estos sitios tienen un potencial para la diversificación y mejora de cultivos a fin de aumentar los productos alimenticios tanto para la subsistencia como para la venta en el mercado. Entre los problemas tenemos los siguientes: ataque de plagas como bachacos (Atta laevigata), gusanos y venados (O. virginianus) que se alimentan de las plantas cultivadas, baja productividad de los cultivos, quemas sin control y lejanía de las áreas para el establecimiento de nuevos conucos.

Los caños son los sitios adecuados para la obtención de agua potable y peces, mediante la técnica de barbasquear. Muchas plantas en las riberas de los caños proporcionan alimentos y materiales muy utilizados, como por ejemplo el moriche (Mauritia flexuosa). Se identificaron como problemas, el abuso en la utilización de barbasco, lo cual disminuye la obtención de peces. Además, el establecimiento de conucos adyacentes a los caños reduce la protección que proporcionan los bosques de galería.

Las áreas de bosques se consideran como lugares apropiados para la cacería, obtención de madera, frutos y semillas, medicinas, fibras y otros productos provenientes de plantas silvestres. Además son lugares potenciales para el establecimiento de conucos. Entre los problemas se señaló la deforestación, la escasez de animales de cacería y la eliminación de palmas y bejucos útiles.

Reflexiones finales y recomendaciones

El proceso de diagnóstico participativo, en si mismo es un proceso educativo que permite promover o motivar hacia la organización o fortalecerla y consolidarla en caso de que exista, por tal motivo, el diagnóstico participativo es un proceso de aprendizaje obligado para los consejos comunales si desean que las comunidades participen masivamente en el diseño y ejecución de sus proyectos. Sin embargo, el diagnóstico participativo tiene sus métodos y técnicas de abordaje, aplicación y sistematización, en las que las comunidades y especialmente los directivos de los consejos comunales deben formarse, y si no es posible, al menos deben formar un grupo de facilitadores o dinamizadores que les permita concretar el diagnóstico participativo, a través de la aplicación de las herramientas que sean necesarias y que han sido descritas a lo largo de este caso de estudio.

Adicionalmente, permite a través de la autorreflexión y reflexión colectiva descubrir las potencialidades existentes en una comunidad no sólo de recursos naturales sino de sus recursos humanos, sociales y valores, fundamentales para la búsqueda y concreción de la solución de sus necesidades, condiciones de insatisfacción (problemas) o limitaciones. Así cualquier proyecto que emprenda una comunidad a través de su consejo comunal debe partir del proceso de construcción de su propia historia como comunidad que relate sus hechos más importantes y sus consecuencias, pero lo más importante es la reflexión sobre los aciertos y desaciertos que han tenido en la construcción de esa historia. Igualmente es muy importante el reconocimiento colectivo de su espacio físico (mapa de la comunidad o territorio), y el análisis de su transecto, que permite identificar no solo los usos, sino sus potencialidades y limitaciones y les permita visualizar colectivamente, en la medida de lo posible como transformar esas potencialidades (sin menoscabo) en recursos accesibles para el mejoramiento de sus condiciones de vida, y trabajar en la disminución de las limitaciones o eliminación a través de la identificación de opciones alternativas. En este análisis se recomienda dibujar un mapa o territorio de la comunidad en que se plasmen las ideas de mejoramiento o solución de problemas identificados; es decir una visualización de la comunidad según las necesidades y deseos colectivos.

Igualmente es fundamental el análisis de tendencias, no sólo las que se presentan en este caso de estudio, que para el diseño de proyectos del medio rural son fundamentales ya que permiten reorientar opciones de tipo social, de producción y de comercialización; sin embargo, para los consejos comunales del medio urbano, puede resultar interesante o muy importantes para los condominios, el análisis de tendencias tales como consumo energético, de agua, gas, etc. que permita regular y crear valores de consumo, disminuyendo el uso irracional y los desperdicios.

En el proceso de diagnóstico participativo es fundamental hacer el análisis de actores, no sólo de aquellos que ya están presentes en la comunidad sino de aquellos que pueden contribuir o que son necesarios para el éxito de cualquier proyecto que haya que emprender. En este análisis es fundamental la herramienta de diagnóstico participativo “diagrama de Venn”, en el que se identifique la institución y el tipo de relación que mantiene con la comunidad.

Finalmente se debe considerar que cualquier proceso de diagnóstico participativo requiere de tiempo suficiente, que permita no sólo la elaboración de las herramientas de diagnóstico sino además la interacción entre los facilitadores y la comunidad y entre la comunidad misma, a fin de crear confianza, discusión, análisis y reflexión en la búsqueda de identificar opciones de solución a problemas, además de solidaridad e identidad comunitaria. Así, en el caso de estudio que se presentó en este artículo el proceso duró casi un año de trabajo continuo del equipo de investigación, conjuntamente con miembros de las comunidades en el que se realizaron múltiples reuniones, talleres para la elaboración de herramientas participativas, entrevistas individuales y grupales y diversas discusiones con la comunidad para sistematizar la información de diagnóstico participativo. De la fase de diagnóstico fue muy significativa la convivencia con las comunidades, para la aplicación de las herramientas participativas descritas en acápites anteriores, con la participación de jóvenes, adultos y ancianos. Todo el diagnóstico, contribuyó a consolidar su identidad, a través de la discusión grupal, y les dio elementos de intercambio y relación con las instituciones públicas y privadas que tienen injerencia en el desarrollo de la comunidad, esto último concretado en un taller Comunidad-Instituciones. Igualmente el diagnóstico dio origen a un documento para cada comunidad que fue ingresado a sus respectivas bibliotecas como memoria del trabajo realizado colectivamente y que servirá de base para la toma de decisiones y referencia para las generaciones futuras.

Agradecimiento

Al proyecto GUYAGROFOR “Desarrollo de sistemas agroforestales sostenibles basados en el conocimiento de las comunidades indígenas y cimarronas en la región del Escudo Guayanés” bajo la responsabilidad del Grupo de Investigación Manejo Múltiple de Ecosistemas Forestales (GIMEFOR) de la Universidad de los Andes y de la Dirección General de Bosques del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, financiado por la Comunidad Europea (Proyecto 510935), por aportar los recursos para la realización de este trabajo.

Referencias bibliográficas

1. BUNCH. 1982. Mazorcas de maíz. Una guía para el mejoramiento agrícola orientado hacia la gente. Honduras. 1982.        [ Links ]

2. Consejería del Medio Ambiente de la Junta de Anadalucía. 2005. Participación y educación ambiental recuperado el 10 de octubre de 2005, en http://www.juntadeandalucía.es/        [ Links ]

3. ESTEVES, J. y DUMITH, D. 1997. Diversidad biológica en Amazonas. Bases para una estrategia de gestión. SADA-Amazonas, PNUD, Fundación Polar. Caracas.        [ Links ]

4. Ewel, J., Madriz, a. y Tossi, J. 1976. Zonas de vida de Venezuela. Ministerio de Agricultura y Cría. Caracas.        [ Links ]

5. GEILFUS, F. 1997. 80 Herramientas para el desarrollo participativo: diagnóstico, planificación, monitoreo, evaluación. IICA/GTZ, San Salvador, El Salvador.        [ Links ]

6. HAWKINS, J. 2001. Participación y acción participativa. Material didáctico. México.        [ Links ]

7. MOLINA, Y. 1999. Planificación participativa para proyectos de manejo de cuencas al nivel local. Guía de estudio. Mérida, Venezuela.        [ Links ]

8. MOLINA, Y. 2005. La participación comunitaria en la prevención y combate de incendios forestales. Ponencia primer Congreso Nacional sobre Incendios Forestales. Mérida, Venezuela.        [ Links ]

9. OAKLEY, P. y GARFORTH, C. 1985. Manual de capacitación en actividades de extensión. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).Roma, Italia.        [ Links ]

10. RAMSAY, J., FRIAS, H. y BELTRAN, L. 1972. Extensión agrícola, dinámica del desarrollo. IICA, Lima, Perú.        [ Links ]

11. REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA. 1999. Constitución de La Republica Bolivariana de Venezuela. Recuperado el 5 de Mayo de 2005 en http://www.tsj.gov.ve/legislacion/constitucion1999.htm        [ Links ]

12. REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA. 2006. Ley de los Consejos Comunales. Recuperado el 5 de Mayo de 2008 en http://www.leyesvenezolanas.com/lv04.htm.        [ Links ]

13. SELENER, D., ENDARA , N. y CARVAJAL, J. 1999. Sondeo rural participativo. Instituto Internacional de Reconstrucción Rural (IIRR). Quito, Ecuador.        [ Links ]

14. UNESCO. 1977. Tendencias de la Educación Ambiental.        [ Links ]

15. VALEREZO, G. 1995. Metodologías participativas: El estado de la cuestión en América Latina. Seminario taller Latinoamericano “El Desafió del Desarrollo Forestal Participativo”. Quito, Ecuador.        [ Links ]

16. VELÉS, R. 2000. La defensa contra incendios forestales. Fundamentos y experiencias. Mc Graw Hill. Recuperado el 10 de octubre de 2005, en http://www.incendiosforestales.org/        [ Links ]

17. VILLARREAL, A. 2002. Caracterización de los componentes forestales en los sistemas de conucos tradicionales de la etnia Piaroa en tres comunidades del municipio Autana, edo. Amazonas, Venezuela. Trabajo de grado Magister Scientiae. CEFAP, Universidad de los Andes, Mérida, Venezuela.        [ Links ]

18. ZENT, S. 1992. Historical and ethnographic ecology of the Upper Cuao Wothiha: Clues for an interpretation of native guianese social organization. Doctoral Dissertation, Columbia University, New York.        [ Links ]