SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número92Los Andes en el proceso histórico de la Venezuela decimonónica: Perspectivas y aproximaciones metodológicasEzequiel Vivas: un constructor del gomecismo índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Bookmark

Tierra Firme

versión impresa ISSN 0798-2968

TF v.23 n.92 Caracas dic. 2005

 

Las transformaciones históricas ocurridas entre los siglos XIX y XX en Venezuela y sus repercusiones en los cambios urbanos de Rubio1

JOSÉ ARMANDO SANTIAGO RIVERA

UNIVERSIDAD DE LOS ANDES TÁCHIRA

RESUMEN:

Los cambios históricos ocurridos en Venezuela durante los siglos XIX y XX, dieron resultado a complejos cambios en las comunidades nacionales debido a las repercusiones de las transformaciones del capitalismo. En el caso de Rubio, en el estado Táchira, una localidad dependiente del cultivo del café, sufrió los embates de la merma cafetera y la bonanza de la transferencia del ingreso petrolero. Eso determinó que el pueblo cafetero se convirtiera rápidamente en ciudad con todas las consecuencias históricas que de eso deriva.

PALABRAS CLAVE: Rubio, ciudad, Táchira, geohistoria.

Historic transformations between the 19th and 20th centuries in Venezuela and their repercussions in the urban changes in Rubio José Armando Santiago Rivera

Abstract:

The historical changes that occurred in Venezuela during the 19th and 20th centuries resulted in complex changes in the national communities, due to the repercussions of the transformations of capitalism. In the case of Rubio, in the state of Táchira, a community that depended on the coffee economy, suffered both the attacks of the decline of the coffee industry and the wealth of the transfer of oil income to rural communities. That determined the rapid transformation of this coffeegrowing village into a city, with all historical consequences this process entails.

Les tr ansfor mations histor iques entre le XIXe et le XXe siècle au Venezuela et leurs répercussions dans les changements urbains de Rubio José Armando Santiago Rivera

Résumé:

Les transformations historiques qui ont eu lieu au Venezuela entre le XIXe et le XXe siècle ont entraîné des changements complexes dans les communautés nationales, dans un contexte marqué par les transformations introduites par le capitalisme. Rubio, une ville de l'état vénézuélien Táchira dont l'activité principale était la culture du café, a subi les effets d'une diminution importante de ses activités traditionnelles et de l'essor de l'industrie pétrolière, ce qui a vite transformé ce village, traditionnellement consacré au négoce du café, dans une ville avec toutes les marques historiques propres de cette nouvelle réalité.

JUSTIFICACIÓN

Atender a una explicación histórica acorde y coherente con el desenvolvimiento de los acontecimientos, exige reflexionar sobre el escenario de la época donde ellos se desarrollan e implica asumir los sucesos inmersos en el proceso histórico desde una perspectiva de totalidad. Se trata de una acción dialéctica donde el momento histórico se inserta a partir de sus actos cotidianos y éstos se reflejan en el escenario epocal donde ocurren. No hay hechos históricos aislados en el comportamiento de la situación histórica de las comunidades y de los actores que la protagonizan, a la vez que son factores esenciales en la construcción de la realidad geohistórica. Por lo tanto, al explicar la dinámica histórica de una localidad implica ahondar en el análisis que devele el comportamiento de las fuerzas históricas determinantes en la conformación de lo planetario y sus efectos en la realidad geográfica del lugar.

Al tomar en cuenta el sentido contextual, los acontecimientos históricos explican la circunstancia temporo-espacial en que se producen. En este caso, la evolución histórica de Rubio debe entenderse vinculada con los sucesos que se desenvolvían paralelamente en el escenario planetario. Obviamente la historia necesita interrelacionarse con la geografía para cometer una tarea que no puede cumplir a cabalidad por sí sola. Es una acción interdisciplinaria que sustenta la reflexión científica y enriquece la interpretación de los sucesos en el tiempo y en el espacio, a la vez que aprecia éstos en el desarrollo de un marco histórico referencial.

Por otro lado, es indispensable reconocer la trascendencia de la relación de lo local con los hechos del mundo en un momento histórico. Esto tiene que ver con la simultaneidad de los cambios de la localidad y los cambios mundiales y el enlace entre la visión local con la visión del conjunto planetario. De allí la relevancia de entender los efectos del escenario de la época en los hechos que suceden en un ámbito temporo espacial concreto y viceversa. Los hechos históricos, desde este punto de vista, reflejan las circunstancias marcos donde se producen, pero del mismo modo los sucesos locales pueden tener repercusiones en el ámbito planetario.

Es entonces un ir y venir dialéctico que descubre críticamente las fuerzas organizadoras y las circunstancias que ellas construyen, en una acción científica más allá del simple acto descriptivo de lo que se aprecia. Por el contrario, es abordar los acontecimientos y esculcar desde una apertura epistemológica, los designios y los actos que se desenvuelven en los acontecimientos históricos en el espacio geográfico.

EL EFECTO DEL CAPITAL EN LA ORGANIZACIÓN DEL ESPACIO

La explicación geo-histórica de Rubio demanda obligatoriamente penetrar en la dinámica histórica de los acontecimientos que motorizaron la Revolución Industrial en su tarea de ampliar los mercados para sus productos y la obtención de materias primas baratas. Bajo esa orientación, los países industrializados del ámbito occidental, en un proceso de expansión lento pero sostenido, se acercaron al mundo. El contacto, e incluso la integración con las diversas y plurales civilizaciones y culturas, ayudaron a apreciar la totalidad del planeta desde el encuentro de las diversas civilizaciones y culturas bajo la égida del capital.

El café, en la región tachirense, atrajo población tanto en las áreas aledañas a la montaña como del vecino país neogranadino. Esa unión étnica consolidó experiencia, capital e iniciativas que produjo procesos agrícolas de gran envergadura.

En el caso latinoamericano, piensa Rangel (1968), que las comunidades cedieron su autonomía ante el poder hegemónico ejercido, inicialmente, por Europa Occidental y luego, por los Estados Unidos de Norteamérica. A partir de esta gestión, el poder omnipotente que provino de su condición de metrópoli todopoderosa, determinó una forma particular de entender el espacio geográfico, su organización y su dinámica social. Cada potencia desenvolvió sus mecanismos de poder ajustadas al ejercicio de su predominio en el contexto geohistórico. Además, se explica que la intervención europea se realizó en procura de la búsqueda de metales preciosos y mercados, mientras que EE.UU. se orientó hacia el control de los hidrocarburos, impuso su ciencia y tecnología y controló los mercados económicos y financieros.

Los acontecimientos expuestos son resultado de los cambios históricos ocurridos con la transformación de los centros urbanos de Europa Occidental bajo el impulso de la Revolución Industrial. Allí se pone de relieve que la ciudad, bajo el signo de los cambios, en Europa, ya era tema de estudio para los expertos en el siglo XVIII. En este tiempo se inició un proceso de crecimiento acelerado y anárquico, ante el atractivo que se ofreció a los habitantes de las áreas rurales. El hecho obedece a que la innovadora y creativa revolución industrial atrajo al colectivo rural, al posibilitar el falaz incentivo de un mejor nivel de vida, muy diferentes a las marginales condiciones en las áreas campestres.

Pronto en el espacio geográfico europeo, el urbanismo resalta como una característica fundamental. Es la ciudad, el centro del conglomerado demográfico, donde se concentra una significativa cantidad de población, el desarrollo político-administrativo, la prosperidad de la industria y del comercio, pero además dan lugar al hacinamiento y problemas sociales, los cuales parecen incrementarse de manera nefasta y peligrosa al asegurar la existencia de ambientes poco hospitalarios para sus habitantes. De todos modos, los centros urbanos despuntaron como escenarios de primer orden de la vida social bajo la responsabilidad del capital.

Según Rangel (1975), el capitalismo impuso las reglas del juego en la estructuración de la realidad geográfica mundial. No escapó ámbito del planeta que no fuese intervenido con el firme objetivo de diagnosticar sus potencialidades. Específicamente los recursos naturales debido a la necesidad de materias primas para potenciar la transformación industrial. Hacia los diversos confines marchó Europa con la firme intención de obtener materias primas a bajo costo, a la vez que consolidar mercados para los productos de la encumbrada revolución industrial. Por eso se entiende el aceleramiento de la expansión europea, en los siglos XVII y XVIII, como una continuidad del proceso iniciado con la "época de los descubrimientos", a partir de 1492.

A los expedicionarios se asociaron investigadores y viajeros, pues era notable la inquietud por conocer las nuevas realidades geográficas. Lo cierto es que la movilización hacia América, África y Asia no se hizo esperar. Para atender la exploración se crearon instituciones mercantiles y geográficas, cuyo apoyo hizo posible la realización de los viajes. Así, por un lado, la investigación intencionada, estimulada por las interrogantes científicas y, por el otro, la sublimidad de la mera observación que calibrara el nivel civilizatorio, facilitarán los mecanismos de dominación e imponer la hegemonía europea.

Unos de los aspectos que aceleraron los desplazamientos de población fueron los contenidos de las crónicas elaboradas por los hispanos para comunicar a la Corona, los logros obtenidos por los viajes que ella autorizó allende el Atlántico en especial, los desplazamientos de Cristóbal Colón y sus seguidores y, en forma destacada, la mención del oro y plata, el arribo al "Paraíso Terrenal" y los niveles civilizatorios de algunas áreas. Estas referencias agilizaron la búsqueda de fortuna y el deseo de profundizar el conocimiento de estos parajes plenos de incógnitas.

La exploración, conquista y colonización trajeron como resultados el dominio territorial, el control de la dinámica social y la estructuración de una actividad económica cimentada en lo agropecuario y lo minero. Así se originó una nueva civilización de acento mestizo a lo largo y ancho del continente americano, en un escenario geográfico organizado bajo fundamentos hispano. Precisamente para atender a la nueva realidad histórica y al ámbito geográfico tan extenso, la Corona dispuso una estructura de férreo control político-administrativo.

Venezuela vivió, en ese marco histórico, una situación concebida bajo el pensamiento español. No obstante, como el objetivo era acumular riqueza a expensas del acaparamiento de metales preciosos y en Venezuela eso no fue posible, el desarrollo de la colonia se orientó hacia la actividad agropecuaria. El hispano no halló minas ricas en oro y plata, por lo que tuvo que emprender la actividad agrícola y ganadera como medio de sustento y riqueza, al contar con la ayuda de los aborígenes y sus cultivos de subsistencia.

En principio, se apoyó en la habilidad y destreza de los aborígenes para depender de la producción natural y sus precarios cultivos. Un cultivo aborigen llamó la atención del hispano: el cacao. Ese producto tuvo mucha aceptación en Europa y la actividad económica giró en torno a este producto, hacia el cual se dirigió el nuevo enfoque económico del dominio hispano. Luego de un largo proceso de independencia, se gestan cambios que conducen a generar otra circunstancia histórica que tiene base en la producción del café. En ambos casos, el desarrollo agropecuario es estimulado por fuerzas externas que inducen el cultivo de un rubro agrícola sobre el cual descansó el poder económico del país.

En el proceso histórico que avanza hacia el siglo XIX y XX, se dio un cambio sustancial en el contexto histórico. El cultivo de cacao y del café fue superado por la producción petrolera. De acuerdo con Rangel (1968), el petróleo se convirtió en el nuevo marco referencial del nuevo escenario epocal. Allí, la población pasó de rural, dedicada a los agropecuario, a lo urbano, dependiente de las actividades comerciales, industriales y financieras. El contexto emergente rompió con el contexto agropecuario y facilitó un cambio económico trascendental porque el país, al depender de lo petrolero, pasó de país pobre a un país rico, pues el Estado enriqueció el erario nacional.

El cambio contextual tuvo notables efectos en la explicación histórica de las comunidades venezolanas. La transformación geográfica de los centros urbanos instaura un tema de estudio significativo para las ciencias sociales. Se toma como punto de partida que en las ciudades se desenvuelven acontecimientos que explican el comportamiento de la relación sociedad-naturaleza en su expresión geográfica más evidente. Es la sociedad que convive en un espacio geográfico con una trayectoria histórica contextualizada y particular donde se integran el pasado presente, en una evolución que se elabora y se reconstruye de manera permanente y constante.

Atender a esta situación geográfica, conlleva considerar a los centros urbanos como uno de los escenarios de la dinámica de la sociedad que más atención ha adquirido luego de la Revolución Industrial. Desde este acontecimiento histórico, el colectivo humano se concentró en las ciudades como tendencia planetaria donde no escapa país alguno del colectivo mundial. Indistintamente, parece ser que será un comportamiento que se acentuará en el ámbito del desarrollo histórico bajo el modelo capitalista.

La importancia que los investigadores de las Ciencias Sociales asignan al estudio de las ciudades, se debe, entre otros aspectos, al atractivo demográfico que eso genera. A la par, los cambios que se producen en su estructura, funcionalidad y proceso histórico, donde las dinámicas y las modificaciones geográficas muestran una compleja situación que torna interesante la búsqueda de explicaciones científicas. Se parte de que el contexto es referente esencial y básico para explicar la realidad urbana, dado que se entienden en forma profunda y abierta las contradicciones en las que se despliegan, tanto en los hechos citadinos como las influencias del tiempo histórico y su existencia geográfica.

El contexto, así, es un punto de alusión altamente revelador para entender la situación histórica y geográfica de cualquier comunidad. Al contextualizar la situación urbana, se da prioridad a la función estructuradora que han cumplido las formas hegemónicas, en un principio, europeas y, luego, norteamericanas. De allí que en el presente estudio, al referirse al contexto geohistórico, se acepta el comportamiento epocal de las estructuras geoeconómicas denominadas agropecuaria y rural, petrolera y urbana, como escenarios que sirven de marco al desarrollo de las comunidades, en este caso, de Venezuela.

EL CONTEXTO AGROPECUARIO Y RURAL

El contexto agropecuario y rural está limitado al predominio de condiciones históricas y geográficas de Venezuela, centradas en las actividades del campo. Hasta mediados del siglo XX, el país vivió una situación urbana dispersa en pequeños poblados y caseríos. En ese ámbito, el país rural creció lentamente. Los expertos aseguran que esa situación obedeció, además de la dispersión pueblerina, a la elevada mortalidad que afectaba, fundamentalmente, la población infantil, ante la precaria política médico-sanitaria. No obstante, lo rural define sus condiciones epocales a través de la monoproducción agrícola, la preservación de la producción de subsistencia, la vida cotidiana campesina y la dispersión demográfica.

Las contradicciones vividas en el campo sirvieron de referencia para magnificar el atraso que vivió el país ante los adelantos que se desarrollaban en Europa. En el contexto de la expansión europea, los países pobres de América Latina eran comunidades con una realidad geográfica muy dispersa y fragmentada en regiones aisladas y autónomas.

Su actividad político-administrativa se concentraba en la capital estadal, sede de los poderes públicos, el resto era desordenado con escasos y dispersos núcleos urbanos, comunicados entre sí, por las vías terrestres y fluviales utilizadas como rutas de la conquista y la colonización hispana. Estas vías conectaban las dispersas aldeas y pueblos con el exterior a través de los puertos por donde se controló la economía colonial hispana.

La actividad agropecuaria era la base económica del país. Allí, la aldea y/o el pueblo fueron la sede de los grupos terratenientes que controlaron la economía agropecuaria en las unidades productivas conocidas como el conuco, la finca y la hacienda. Se trataba del dominio de la tierra y las formas de explotación heredadas del coloniaje hispano. El acento predominantemente rural fue un punto de explicación de primer orden para entender la dinámica geohistórica de América Latina aspecto que es reconocido por Quintero (1964), cuando expresa lo siguiente:

América La tina en su pasa do reciente, constituía una de las zonas rurales más importantes del mundo. Sus centros de población cumplía n entonces funciones sociales y culturales limitadas y la mayoría de sus habitantes respondían fundamental a los estímulos nacidos del desarrollo rural...(p. 157).

En este espacio geohistórico la actividad económica, hasta hace poco tiempo mediados del siglo veinte, fue la agricultura y la ganadería que produjeron los ingresos al erario nacional, gracias a la venta en el exterior de sus productos. Por lo tanto, el progreso citadino estaba en relación directa a la articulación de la comunidad con otros centros urbanos del marco regional, gracias al comercio. Las demás actividades económicas eran incipientes, tal es el caso de la artesanía.

El país rural era, comparado con las transformaciones económicas e industriales de Europa Occidental y EE.UU de Norteamérica, atrasado y marginal. El predominio de la actividad agropecuaria y el impulso de la artesanía, satisfacían simplemente las demandas de la comunidad y, en algunos casos, abastecía un limitado espacio regional. Los grupos dominantes eran el colectivo social letrado y culto y conservaban la ignorancia del conglomerado social, con el objeto de perennizar su poder político, económico y el privilegio social.

En esa situación histórica, cada aldea y pueblo, dispersos en la geografía nacional creció en forma parsimoniosa, con un lento y precario adelanto y modernización. Fue un lento progreso motorizado por la misma iniciativa de la comunidad local, específicamente de los grupos oligárquicos terratenientes, quienes relacionados con grupos hegemónicos exógenos, estimularon cambios, pero bajo su control político-administrativo. Dice Torrealba (1963), al respecto:

Este sistema de ciudades evolucionaba muy lenta mente. Los antiguos poblados consolidaban el carácter urbano en la medida en que asumían funciones de centro de acopio de la producción agropecuaria, sirviendo de a siento a la s clases de propietarios, comerciantes y administradores del sistema. Al mismo tiempo, el carácter de sociedad rural se mantenía inalterable (p. 113).

En estas condiciones, Venezuela era un país de acento geográfico rural, con una dispersión de los centros poblados y con una dinámica eminentemente agrícola y pecuaria. Su evolución histórica estuvo signada en torno a la tierra como ente económico, la cual cifró su prosperidad, en un principio, el cacao, luego, el café. Entonces, lo rural fue definido por un ambiente desenvuelto con una rutina cotidiana centrada en las labores del campo y controlado por el "cacique", quien practicó una autoridad afincada en el poder de la tierra y la ascendencia política en la comunidad.

El país agropecuario tenía una población dispersa. Según López (1963): "Para 1920 no teníamos ninguna ciudad de 100.000 habitantes, puesto que Caracas, la ciudad principal, apenas encerraba en su casco urbano unos 92.000. En 1926 nuestra población rural representaba el 85% de la población" (p. 58). Relacionado con la escasa población, el crecimiento de las aldeas y los pueblos era muy pausado. Este rasgo se mantuvo desde el inicio del poblamiento realizado por el hispano, el período colonial, la guerra nacional de independencia y el período desde 1830, hasta los primeros cuarenta años del presente siglo XX.

Sin embargo, es necesario poner de relieve que en aquellas áreas donde el café comenzó a adquirir importancia, esta tendencia se modificó. En aquel momento, el incremento demográfico no se hizo esperar. Caso específico fue el poblamiento de los valles de los Andes y del cordón cordillerano costero, donde se consolidaron centros urbanos, en la región andina, los poblados de Santa Cruz de Mora y Tovar, en el Estado Mérida y Rubio, en el Estado Táchira, para citar ejemplos.

El sector montañoso venezolano, con su tradición agrícola, se volvió a erigir como el escenario geográfico óptimo para la actividad agrícola. Durante los siglos XVII y XVIII, el sistema orográfico costero y sus valles intermontanos, sirvieron para impulsar la producción del cacao. En los siglos XIX y XX, el sistema andino-costero se transformó en espacio agrícola monoproductor del café, gracias a las excelsas condiciones ecológicas para alcanzar su mayor producción.

Esto motivó, específicamente en el Estado Táchira, la intensa movilidad demográfica y de capital que va a poblar los centros urbanos de San Cristóbal, La Grita y San Antonio, a la vez que fundar nuevos poblados, entre los cuales se debe mencionar a Rubio y Santa Ana. En estas comunidades, de tradición agrícola, el café fue el incentivo que desarrolló los fértiles suelos en los pisos térmicos de la "eterna primavera" andina.

El café, en la región tachirense, atrajo población tanto de las áreas aledañas a la montaña como del vecino país neogranadino. Esa unión étnica consolidó experiencia, capital e iniciativas que produjo procesos agrícolas de gran envergadura. El nivel de la producción rompió las barreras regionales hacia los mercados internacionales. Bajo esa acción histórica, se revitalizaron los caminos coloniales y la región andina se articuló al puerto de Maracaibo y a través de él, hacia el centro-norte del país y el exterior.

La prosperidad de las ciudades andinas no se hizo esperar y su evolución fue tan floreciente que pronto se relacionó con la nueva economía internacional que emergió como resultado de la Revolución Industrial. Según Santos (1973), esa relación transformó sustancialmente el proceso de urbanización y la dinámica campo ciudad. En el ámbito nacional, la prosperidad alcanzada por el desarrollo agropecuario modificó los centros urbanos capitales político-administrativas de las entidades estatales. Asimismo, la tendencia favoreció a varias comunidades aldeanas y pueblerinas, rápidamente convertidas en prósperas ciudades.

De pronto se produjo un cambio brusco de sello petrolero. Una remozada situación, cuyas características de espectacularidad resaltan en la definición de la realidad geográfica, en el siglo veinte, como derivación de la traducción del ingreso petrolero en la dinámica económica del país. El país vive un cambio violento con un rápido ritmo de expansión urbana y una ocupación intensiva del espacio que determinó una modificación sustancial de lo rural a lo urbano. Es la llegada de nuevos puntos de vista sobre la realidad geográfica, impulsados por argumentos externos y con un sólido apoyo económico y financiero.

Con las modificaciones geográficas impulsadas por el petróleo, el interés en la agricultura y la ganadería y, en general las actividades del campo en Venezuela, mermó su intensidad. La acción transformadora del ámbito rural fue objeto de poco interés económico por las clases dominantes y del capital internacional. La mirada se orientó hacia los centros urbanos ante la posibilidad de elevar el nivel de vida, nuevas oportunidades ofrecidas por el comercio, la industria y los servicios, tanto del sector privado como del sector público.

No se puede ocultar que la transformación de lo rural a lo urbano obedeció a la tendencia industrializadora que impuso la economía norteamericana a los países subdesarrollados y mejorar las condiciones históricas, en este caso, de los pueblos latinoamericanos. Se trata del modelo industrial conocido como "la sustitución de importaciones", promovido por los países industrializados en afán por capturar nuevos mercados, aprovechar el capital nacional y una mano de obra más barata y Venezuela no fue excepción.

EL CONTEXTO PETROLERO Y URBANO

Bajo el rumbo del petróleo el país cambió de faz. La situación estructural agropecuaria y rural se vio afectada por una nueva organización geoeconómica, la cual tradujo un nuevo desequilibrio que modificó la dispersión rural por una centralización urbana. Mientras tanto, en el campo, se preservaron las condiciones históricas del atraso y la marginalidad se mantuvo vigente la concepción ideológica de los terratenientes, como monopolizadores de la propiedad de la tierra y, en general, se continuó con un sistema económico atrasado y notablemente discrepante de la aspiración nacional.

La realidad se hizo más compleja, pues las carencias de la propiedad de la tierra por quien la trabajaba, vinculado con las precariedades del campo, fue motivo para desarrollar la movilidad de la población hacia los centros urbanos, en procura de un trabajo seguro, bien remunerado y estable, que garantizara una mejor calidad de vida. Lo cierto es que la ciudad ofreció una pluralidad de servicios que los limitados centros poblados del siglo XIX no poseían. En consecuencia, la población migró del campo en procura de la satisfacción de las necesidades más apremiantes: trabajo, vivienda y alimentación.

La tendencia a la concentración de la población en las ciudades, pronto alcanzó ribetes de problema nacional. El crecimiento urbano desbordó la capacidad política del Estado para ordenar el espacio con fines humanos, pero lo que llama la atención es la violencia y el aceleramiento con que los núcleos urbanos atrajeron población de otros centros menores y de los núcleos aldeanos del ámbito rural. Es decir, en los núcleos urbanos hubo un incremento de su población con un ritmo acelerado.

Este hecho ocurrió en un corto período de tiempo. Santiago (1976) demostró que al sustituirse lo agropecuario y rural por lo petrolero y urbano, el lento desarrollo de las ciudades se aceleró y las ataduras estructurales de un crecimiento tardado y pausado, superaron las "fronteras" citadinas e impulsaron la captura de los espacios cultivados, colindantes al pueblo, para sustituir la producción agropecuaria con la construcción de viviendas. La tendencia se manifestó como anormal, dado que no existió correspondencia entre el desarrollo integral y la estructura del ordenamiento espacial.

La necesidad de prestar atención a la demanda demográfica presionó la ocupación del espacio, con sus correspondientes efectos socioeconómicos. La ciudad rompió sus ataduras y se lanzó a la conquista de los espacios rurales adyacentes en una forma atropellada y anárquica. Fue imposible retener la evolución urbana a los linderos tradicionales y la presión de nuevos espacios para la construcción de viviendas arremetió contra las fincas y haciendas hasta convertirse en nuevas urbanizaciones y también en barrios.

En la nueva estructura económica, las regiones que más población atrajeron fueron Caracas y la Costa Oriental del Lago de Maracaibo inicialmente. La primera, la capital del país y, la segunda, la región petrolera por excelencia. Del mismo modo, las capitales de Estado y las capitales de Distritos pasaron a ser importantes núcleos de atención para la movilidad campo-ciudad. El acontecimiento fue de tal magnitud, que pronto pasó a constituirse en uno de los problemas más graves del país, debido a las dificultades que derivaron de su "explosiva" evolución. La magnitud del cambio de la dinámica del país, desde la dispersión hacia la elevada densidad de población en los centros urbanos, es reconocida por López (1968), cuando asegura:

Desde que la explotación petrolera se introdujo con visos de verdadero asalto sobre aquella Venezuela rural y parsimoniosa de las primeras décadas de este siglo, se comenzó a producir una de las más violentas distorsiones sin exageración de orden económico social que recuerde la historia del país: la que se manifiesta por una urbanización acelerada y una estructura económica sin cambios funda menta les. Nuestros habitantes han venido desde entonces sumándose cada vez en mayor número a la categoría de la población llamada urbana (p. 79).

Esta realidad determinó la necesidad de nuevas políticas para atender la fuerte demanda de vivienda y empleo, y el Estado tuvo que asumir estrategias alternas para satisfacer las demandas sociales, gracias a la transferencia del ingreso petrolero. El crecimiento urbano trajo, como consecuencia para el Estado venezolano, un gasto cada vez mayor, determinado por el incremento de las demandas colectivas. Por eso se destaca el impulso de la construcción y del incremento del valor del terreno urbano.

Entre los nuevos rasgos de la ciudad se puso en evidencia el cambio del techo rojo por el rascacielo. Ahora la construcción vertical sustituyó a la amplia y holgada casona de corte hispánico. La calle fue suplida por la gran y espaciosa avenida, pero de igual forma apareció el rancho y el barrio marginal. El diseño en cuadrícula española dio paso a una desorganización espacial que no perdonó los cauces de ríos y quebradas, las laderas empinadas de las colinas, menos las tierras planas dedicadas en el pasado a las actividades agropecuarias.

Así como la ciudad cambió su bucólico ambiente por uno agresivo, dinámico y estruendoso escenario geográfico, la dinámica social también aligeró sustanciales modificaciones hacia lo individual y lo particular. Atrás quedó la solidaridad y la colaboración como rasgos sociales fundamentales. La tranquilidad fue sustituida por el ruido contaminante el ambiente campestre cedió a un complejo entorno el compañerismo al individualismo la solidaridad a la negociación, entre otros aspectos.

Los cambios citadinos no sólo son rasgos geográficos del país, pues en los países industrializados la población también se concentró en los centros urbanos. Lo cierto es que el acontecimiento tradujo significativas innovaciones en el espacio geográfico de los países latinoamericanos, concretamente en la dinámica rural-urbana aspecto que se puede considerar inmerso en los cambios históricos ocurridos desde las primeras décadas del siglo XX, como una tendencia mundial. Así lo reconoce Lacoste (1978), cuando dice:

Tras un largo período de lento crecimiento, este formidable aumento de las poblaciones urbanas... refleja la importancia de los cambios acontecidos en los países subdesarrollados: por una parte, es el resultado del crecimiento rural... Por otra parte, el crecimiento urbano resulta de un fenómeno nuevo por su amplitud: el éxodo rural expresa los cambios que se operan en el campo, pero es tal la fuerza de incremento demográfico que la población rural no disminuye en valores absolutos salvo en algunas regiones donde el éxodo es excepcionalmente fuerte (p. 181).

En Venezuela, por un lado, se controló la elevada natalidad y las enfermedades epidémicas con competentes servicios médico-sanitarios, además del atractivo urbano. Por el otro, el Estado pobre vio incrementar el erario nacional, gracias a la venta del petróleo en el exterior. Eso generó reveladoras ganancias que hicieron posible emprender la reconstrucción del país. Desde este punto de vista, el país se transforma aceleradamente e impulsó la construcción de modernas vías de comunicación se diseñaron y ejecutaron políticas de desarrollo habitacional; se realizaron campañas médico-sanitarias en procura de una mejor calidad de vida.

Otros rasgos a recalcar son la construcción de nuevos centros urbanos y puertos; las ciudades crecieron en forma acelerada, al extremo que ciudades cercanas se articularon como centros metropolitanos y se promovió el mejoramiento en la calidad de vida de la población. El viraje hacia lo urbano fue la característica geográfica más prominente. Por consiguiente, la realidad venezolana fue sacudida por el crecimiento rápido de las ciudades. Ante esta nueva realidad geográfica, Blanco Muñoz (1974), afirma:

En nuestro país la preponderancia de lo urbano... será causada por el advenimiento de la economía petrolera y ni siquiera en forma inmediata sino una vez que los efectos económicos de esta actividad tuvieron la suficiente fuerza y empuje como para producir una modificación substancial en nuestro desarrollo económico y social. En este sentido, es tal vez necesario seña la r que esa modificación no comienza a producirse en el país hasta los años iniciales de la cuarta década del presente siglo (p. 32).

Ese proceso de crecimiento urbano se manifestó a través de una serie de indicadores, entre los cuales se encuentran los siguientes: los tipos de vivienda proliferan al darse mayor importancia a los edificios las costumbres y las tradiciones cambian notablemente en favor de estilos de vida exótica. Igualmente la acción cultural autóctona se desmejoró para dar paso a la cultura extranjerizante; el campo acrecienta sus condiciones de marginalidad y la ocupación del espacio se desarrolló aceleradamente, al escasear los espacios vacíos o terrenos de engorde en el ámbito urbano.

Se puede afirmar que la ciudad, en el contexto venezolano, ha sufrido notables mutaciones en el contexto de las dos estructuras económicas dominantes en la evolución geohistórica. El cambio obedeció a la transformación agropecuaria de subsistencia hacia la monoproducción y de la transferencia de los ingresos petroleros y su traducción en la organización espacial. Con esos sucesos se rompió con la orientación lenta del desarrollo que definía a la época agropecuaria y rural, por una estructura violenta y en permanente transformación, típico de lo petrolero y urbano.

El hecho modificó la fisonomía urbana y trastocó su ampliación por una tendencia de acelerada ocupación del espacio. Los problemas del desarrollo macrocefálico de las ciudades, son centro de discusión y atención, no sólo por los organismos de planificación del Estado, sino también por entes privados, los cuales reclaman una nueva orientación en el ordenamiento del espacio urbano y en el desarrollo de las comunidades. El caso de contextualizar la evolución histórica, en las enunciadas situaciones epocales, valora la relevancia del enfoque geohistórico como base teórica propuesta para abordar el estudio de las comunidades.

La contextualización histórica de la realidad geográfica, desde ese enfoque, sirve para destacar la injerencia de la estructura dominante que, como argumento, ayuda a comprender la existencia espacial comunal. Rubio es un caso específico de estos cambios. Primero, por su trascendente actividad agrícola en torno a la producción de café y, luego, por localizarse en su cercanía, en la Hacienda "La Alquitrana", donde el petróleo se manifestó con la trascendencia del caso en un momento en que su producción se iniciaba en los Estados Unidos de Norteamérica con una notable notoriedad.

Los acontecimientos expuestos forman el marco referencial geohistórico para comprender los cambios estructurales de Rubio como comunidad. Necesariamente, significa apreciar a este centro urbano en la complejidad de la dialéctica sociedad naturaleza, como base fundamental para explicar su existencia cotidiana, construida por los habitantes que poblaron su espacio urbano en épocas históricas caracterizadas por lo agropecuario y lo petrolero.

Las transformaciones urbanas de las comunidades venezolanas, desde el siglo XVIII hasta el presente, se pueden enmarcar en los tiempos históricos como ámbitos de referencia para explicar la forma como los grupos humanos han organizado su realidad geográfica. Implica, en el caso rubiense, contextualizar su evolución geohistórica en el marco de las acciones realizadas por el capitalismo internacional para organizar el espacio geográfico de los países subdesarrollados y dependientes.

En la medida en que la crisis del capitalismo obligó a replantear la actividad económica, se modificó la estructura económica de las colonias. Como efecto, indujo a que los pueblos cambiaran su faz en el tiempo y en su espacio construido, en el cual se muestran las evidencias de los cambios del capital como las transformaciones que reflejan la nueva concepción de la realidad. Y apareció la nueva estructura que, confrontada con la anterior, facilita comprender la complejidad de lo reciente. Ayer, la lentitud del cambio. Hoy, acelerado y violento. Todo esto, sin embargo, se acumula en la comunidad, como una sumatoria en permanente modificación. Esa síntesis se hace presencia activa en la coexistencia del pasado con lo actual, a través de los indicios de cada instante histórico indiscutibles en el marco comunal.

Rubio es una expresión de esos cambios y de esa coexistencia. Quizás pocas ciudades en Venezuela muestran en su rostro citadino la pesadumbre de su bucólica época cafetera y de los rápidos contrastes que aparecen con la transferencia del petróleo en la dinámica venezolana. Allí se aprecia la existencia de una superposición de tiempos, pues al recorrer sus calles y avenidas, se percibe la dinámica geohistórica que le hizo posible su existencia comunal.

La comunidad expresa una sumatoria histórica y geográfica que tiene estrecha relación con el contexto del momento. Se entiende que Rubio ya perdió su autonomía local para pasar a depender de los designios de otros centros de poder, porque sus tendencias más innegables son el resultado de la inducción capitalista para ordenar su comportamiento de acuerdo con sus designios. El capitalismo arribó al sector con la adquisición de la hacienda La Yegüera. La explicación del origen de la ciudad de Rubio, bajo ese contexto, se debe ubicar en el contexto histórico del siglo XVIII.

El mencionado escenario geohistórico es el marco donde las potencias del capital organizan el espacio geográfico latinoamericano, de acuerdo con sus intencionalidades económicas, pues requieren materias primas para su creciente desarrollo industrial y mercados donde ubicar sus productos. Entre las exigencias más significativas del capitalismo, se encuentra la necesidad del abastecimiento de la producción agrícola que, en el caso venezolano, contaba con una consolidada tradición agropecuaria de primer orden, donde se acentúa el cultivo del cacao en el inicio colonial hispano. De allí que no se puede percibir al origen de esta ciudad en condiciones similares o parecidas a la forma como fueron fundadas las primeras ciudades por los españoles, en los siglos XVI y XVII, en la región andina.

NOTA

* El presente artículo forma parte de una investigación titulada Rubio. La geohistoria de una comunidad. En proceso de elaboración.

BIBLIOGRAFÍA

1. Blanco Muñoz, A. (1974). Oposición entre ciudad y campo en Venezuela. Caracas. Universidad Central de Venezuela.        [ Links ]

2. Lacoste, I. (1978). Geografía del subdesarrollo. Segunda Edición. Barcelona-España. Editorial Ariel, S.A.        [ Links ]

3. López, J.E. (1963). La expansión demográfica en Venezuela. Mérida. Universidad de Los Andes.        [ Links ]

4. López, J.E. (1968). Tendencias recientes de la población venezolana. Mérida. Universidad de Los Andes.        [ Links ]

5. Quintero, R. (1964). Antropología de las ciudades Latinoamericanas. Caracas. Universidad Central de Venezuela.        [ Links ]

6. Rangel, D.A. (1969). Capital y desarrollo: La Venezuela agraria. Tomo I. Caracas. Universidad Central de Venezuela.        [ Links ]

7. Rangel, D.A. (1975). Gómez el amo del poder. Valencia. Vadell Hermanos Editores.        [ Links ]

8. Rangel, D.A. (1968). El proceso del capitalismo contemporáneo en Venezuela. Caracas. Universidad Central de Venezuela.        [ Links ]

9. Santiago Rivera, J.A. (1976). La muestra de Rubio: La muestra y la enseñanza de la conservación. Centro de Investigaciones Geodidácticas. Boletín Nº 6. Caracas.        [ Links ]

10. Santos, M. (1973). Geografía y economía urbanas en los países subdesarrollados. Barcelona (España). OikosTau, S.A.        [ Links ]

11. Torrealba, R. (1983). La migración rural urbana y los cambios de la estructura del empleo: el caso venezolano. Cambio social y urbanización en Venezuela. Caracas. Monte Ávila Editores.        [ Links ]