SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.16 número4Los Medios en Venezuela: ¿Dónde estamos?Habitar la tecnología y los imaginarios del construir en Maracaibo índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Bookmark

Espacio Abierto

versión impresa ISSN 1315-0006

Espacio Abierto v.16 n.4 Maracaibo dic. 2007

 

La participación en el contexto comunitario. Mesa Técnica de Agua del Barrio Brisas del Paraíso en Caracas

Luis Alfredo Ramírez*

* Escuela de Administración. Universidad Lisandro Alvarado. Barquisimeto, Venezuela. E-mail: laramirez@cantv.net

Resumen

Se estudia el significado de la participación social en el contexto comunitario de la Mesa Técnica de Agua “Las Brisas del Paraíso”, Cota 905, asentamiento popular urbano, ubicado al Suroeste, de Caracas, Venezuela. Asimismo estudian los modelos relacionales y los procesos en la construcción del significado de participación. Bajo la metodología de investigación cualitativa, se encontró categorías como: Participación, Obstáculos para participar, Desarrollo no controlado y Comunicación. En los que el significado de la participación está asociado a la idea de unión, de comunidad, de comunicación, y de desarrollo para el bien común. La salud merece especial atención, a raíz de las invasiones, lo que ha generado pugna por el agua. Los habitantes reconocen los daños ambientales, causados por las invasiones. El desarrollo no controlado ha dado paso a los problemas de filtraciones que se vienen experimentando por décadas en esos sectores.

Palabras clave: Comunicación, participación, mesa técnica de agua, ambiente, desarrollo, cota 905.

Participation in a Comunitary Context. The Water Technica Desk Brisas of Paraiso in Caracas

Abstract

Significance of soicial participation in a communitary context from a water technician desk “Las Brisas del Paraíso”, Cota 905 was studied in a popular neighbourhood located in south-western Caracas, Venezuela. Also, relationship models and process in construction of participation meaning were studied. Under a quantitative research methodology scope, the following categories were found: Participation, obstacles for participation, non controlled development and communication. In those categories in which meaning of participation is associated to union idea, community communication and development for common well-being. Heatlh deserves a very special attention, due to invasions, also has originated ruthless struggle for water. Inhabitants recognize environment damages, caused by invasions. Non controlled development has produced filtration problems for decades in those areas.

Key words: Communication, participation, water technician desk, environment, development, cote 905.

Recibido: 14-03-07 / Aceptado: 02-09-07

¿Prácticas participativas o redes de participación?

La participación en los asuntos del Estado, lo público como asunto de la sociedad es estudiada por Habermas y esboza lo que (Cunill, 1997) presenta como el primer desplazamiento de lo público hacia lo social. “Paulatinamente, las personas privadas se encargan de funciones políticas, enfrentando el ‘principio de dominio’ ejercido por el poder público, el ‘principio de control’ sobre ese poder” (Cunnil, 1997:19).

(Lander, 1995) asegura que en Venezuela a partir de 1958 se implanta un régimen democrático de línea socialdemócrata, en la que sus más destacados representantes, los partidos políticos, se conformaron en los mediadores por excelencia entre el Estado y la Sociedad. “El modelo de ciudadanía correspondiente es el de militante o simpatizante del partido político” (Lander, 1995:7).

Fleury (2004), lo plantea de este modo: El corporativismo estatal progresó fundamentando en la cooptación, o sea, la integración social y política de las capas populares bajo el control político de las clases dominantes a través del Estado, transformando beneficios sociales en privilegio. La ciudadanía se une indisolublemente con la construcción de la democracia. Pero advierte que la ciudadanía, entendida desde el espacio público de los individuos, presupone un modelo de integración y sociabilidad que trasciende al hombre mismo, en sus intereses en el mercado a favor de una actitud generosa y solidaria.

Sin embargo, Cunill (1995) indica que aun cuando se da lo que denomina “prácticas participativas”, las cuales han ido de la mano con las corrientes políticas emergentes de algunos países de América Latina, su dependencia de esas fuerzas políticas las hace bastante frágiles. A su juicio, aun con los argumentos a favor de la participación ciudadana, pareciera que no encuentran los medios propios para su desarrollo en los espacios gubernamentales, revela que se corre el riesgo de institucionalizar la participación ciudadana en la esfera político-estatal, lo cual puede limitarla en torno a su desarrollo social y apunta a favor de la imagen del aparato del Estado.

Como ya se ha expresado, en América Latina nos enfrentamos a vertiginosos cambios sociales devenidos de las condiciones de pobreza que surgen como consecuencias de la aplicación de los modelos de desarrollo global bajo la égida de Estados paternalistas, los cuales, por lo general, sucumben a las fórmulas de la economía global transformándose en estados dependientes y sin capacidad de gobernar para el conglomerado social. Nada es azar desde que el capitalismo se impuso en Europa lo global se muestra como lo internacional, transnacional con claros visos de dependencia e interdependencia donde el capital juega el rol preponderante y el hombre queda subsumido al consumismo en masa con pocas probabilidades de desarrollar sus potencias.

En la óptica de Ianni (1999) “Se ve de inmediato que la fábrica global es tanto metáfora como realidad” (Ianni, 1999:7). Destaca la fuerza avasalladora con la que la fábrica de la sociedad global se instala en cualquier lugar, borrando las fronteras, articulando capital, tecnología, fuerza de trabajo y otras fuerzas, donde la reproducción de ese capital es la norma que propicia la concentración y centralización de poder, ese que configura lo económico, lo social, lo político, lo estratégico, lo ecológico, en fin todo.

Son muchos los conceptos de participación. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD, 2003), reza que ésta se circunscribe a que la gente intervenga estrechamente en los procesos económicos, sociales, culturales y políticos que afectan sus vidas. Desde la perspectiva del Desarrollo Humano es al mismo tiempo un medio y un fin. Es allí donde la participación cobra importancia, pues se considera que eleva al máximo el aprovechamiento de las capacidades humanas y por ende constituye un modo de elevar los niveles de desarrollo social y económico. “Las capacidades más elementales del desarrollo humano son tener una vida larga y en salud, recibir enseñanza, tener acceso a los recursos necesarios para alcanzar un nivel de vida aceptable, y poder participar en la vida de la comunidad a la que se pertenece (PNUD, 2003:13).

Para Córdova (1995), participar es un derecho de la masa a decidir sobre los aspectos relativos a su vida en comunidad. Indica que participar es un “proceso” un camino para “conocerse”, para conocer sus posibilidades y limitantes; es aprender a “pensar”, a decidir, a hacer y a través de eso, usar mejor sus capacidades y las del grupo trabajando en común (Córdova, 1995: 136). Expresa además que promover la participación comunitaria es hacer hincapié en lo pequeño, la democratización del poder y el consenso entre los ciudadanos, donde se vinculen el ámbito nacional con el local, con el objetivo de alcanzar mayor equidad y solidaridad social, la cual destaca por el impulso y desarrollo de las potencialidades locales, la planificación social y la articulación de los representantes sociales.

Asimismo, Coraggio (2004) define como los sentidos de la participación popular los que sigue: “…Participar en función de la reproducción;, la posibilidad de legitimar o deslegitimar a los gobiernos concretos coyunturales; pugnar por un ejercicio autónomo de la soberanía popular y una lucha por la búsqueda de nuevas formas de participación” (Coraggio, 2004: 37-38).

Las ciencias sociales colocan a la sociedad como una red o tejido social, compuesta por mujeres y hombres, que viven y actúan conformes a acuerdos o intereses. Ese concepto de red ha acompañado a la humanidad por siglos, tal como lo plasma (Montero, 2003), utiliza la idea o metáfora del tejido social introducido por (Packman 1995 citado por Montero, 2003), para explicar la idea de donde nació la imagen con la cual solemos referirnos a ese tejido de relaciones humanas que hace una red, en la que cada hilo tiene vida propia y a la vez es conjunto con forma propia, donde todos contribuyen a la obra.

Montero (2003) plantea que las redes poseen una característica de “borrosidad” que la explica a raíz de la diversidad de redes que se pueden conformar, de acuerdo a los hilos de interés de los grupos: de educación y salud, apoyo y solidaridad a instituciones, las generadas por organizaciones con fines específicos, las ligadas a movimientos sociales. De allí que la autora exponga una serie de características que en conjunto facilitan el proceso de investigación e identificación de los procesos de las redes comunitarias dentro de la organización a saber: a) Pluralidad y diversidad de miembros. b) Multimodalidad o multidimensionalidad de la intervención. c) Interrelación de todos los miembros. d) Dinámica de las relaciones. e) Construcción colectiva. f) Interdependencia. g) Participación y compromiso. h) Diversidad y particularidad, divergencia y convergencia. i) Puntos de tensión y negociación. j) Construcción y reconstrucción. k) Intercambio de experiencias, informaciones y servicios. l) Cogestión. m) Democratización de conocimientos y poder compartido.

Mesas Técnicas de Agua: Un modelo de participación comunitaria

La necesidad del agua ha sido siempre una preocupación del ser humano y con el desarrollo de los centros poblados se ha acrecentado su demanda para la subsistencia humana, aunque siempre ha resultado insuficiente, dado que la composición de nuestro planeta, aunque es principalmente agua, el 97,2% es salada, dejando el resto 2,8% de agua dulce accesibles para el consumo humano (López, 2002).

Un modelo de planificación y gestión altamente centralizado, financiado a través del presupuesto nacional, que permitió elevar la cobertura al construir importantes sistemas de potabilización y desarrollar redes de cloacas.

Los intentos por mejorar los servicios de agua potable y saneamiento en Venezuela fueron varios, pero es en 1990 cuando se inicia la reestructuración del sector, con la finalidad de adecuar la prestación de los servicios. Es así como nace un sistema institucional constituido por la C.A. Hidrológica de Venezuela (Hidroven) y diez empresas prestadoras de los servicios de agua potable y saneamiento como instancias transitorias, con la misión de prestarlos y facilitar su transferencia a los municipios. Por otra parte, desde 1985 la Corporación Venezolana de Guayana, perteneciente al Estado venezolano, le brinda el servicio de Agua Potable y Saneamiento a los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro. Aunque ya para el primer trimestre del año 2005 surge Hidrobolívar, con la anuencia del Gobierno Nacional.

En el año 2001 con la promulgación de la Ley Orgánica para la Prestación de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento (Lopsaps), se creó el marco legal para optimizar la prestación, facilitar la transformación institucional del sector, promover y garantizar el acceso de toda la población a la provisión de agua potable y saneamiento, contribuyendo así al desarrollo sustentable de los recursos hídricos.

La Ley provee un conjunto de mecanismos orientados a garantizar la participación social de la comunidad en los procesos de planificación y gestión del servicio de agua potable y saneamiento y en la supervisión y control de su prestación. El Programa de Participación Comunitaria de Hidroven implementa estos mecanismos, a través de las gerencias de Participación Comunitaria creadas en cada una de las empresas hidrológicas regionales (EHR). Las Mesas Técnicas de Agua (MTA) son las formas organizativas a través de las cuales se busca transferir poder al pueblo y afianzar su participación en la obtención y optimización del servicio.

Debido a la importancia de la participación comunitaria promovida por el sector agua potable y saneamiento se ha buscado incidir en el desarrollo del país, en razón de convertir la participación social en una herramienta para transformar la realidad de los habitantes, participando de alguna manera, en la administración del servicio. Se parte de conocer la realidad de la gente, su cotidianidad, al tiempo que se da cabida a la participación como derecho ciudadano y como deber del Estado.

Las hidrológicas han impulsado la participación comunitaria basándose en la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, la cual contiene 46 artículos relacionados con la participación e implementación de grupos organizados que sirvieron de base legal en conjunto con otras normas legales para la redacción y promulgación de la Ley Orgánica para la Prestación de los Servicios de Agua Potable y de Saneamiento (Lopsaps).

De igual manera en los Lineamientos Generales del Proyecto de Desarrollo Económico y Social en Venezuela 2001-2007, en el aparte de Equilibrio Territorial, se expresa la intención del actual gobierno en materia de agua, en razón del desbalance oferta-demanda de agua para la población de la región norte-costera.

El programa comunitario tiene su fundamento en el mandato mundial de salvar el planeta, de salvar nuestra biodiversidad, preservar el agua, recurso que se agota día a día; inquietudes que han sido temas de discusión en el ámbito mundial. Así lo refleja el Informe de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo 2002, que afirma que en los últimos veinticinco años se han organizado diversas conferencias mundiales, algunas sobre el Agua, aunado al Foro Mundial del Agua, celebrado en Japón en marzo de 2003, año declarado por la UNESCO como el Año Internacional del Agua Dulce (UNESCO, 2003).

Sin embargo, resaltan antecedentes como la Conferencia de Mar de Plata 1977, que da inicio a una serie de actividades en torno al agua; la Conferencia Mundial de Dublín en 1992, que estableció cuatro principios referidos al agua que, entre otros expresan que el agua es un recurso finito y vulnerable, esencial para la vida el desarrollo y el medio ambiente. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992, de la cual surge la Agenda 21 que contempla propósitos de acción en el ámbito del agua dulce, lo cual contribuye a sensibilizar y favorecer las prácticas comunitarias en la gestión del agua.

En la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible de 2002, se identificó al Agua y Saneamiento, Energía, Salud, Agricultura y Biodiversidad como parte integrante del enfoque de este modelo de desarrollo, en la que el agua es imprescindible y hubo consenso en fijar como meta para el año 2015 reducir a la mitad la proporción de personas sin servicios de saneamiento.

Pero, ¿Qué es lo que se conoce como Mesa Técnica de Agua (MTA)? Tal como lo establece el artículo 75 de la Ley Orgánica para la Prestación de los Servios de Agua Potable y de Saneamiento: “son asociaciones constituidas por suscriptores del servicio de agua potable con el objeto de conocer la gestión de los servicios, opinar sobre las propuestas de inversión ante las autoridades, nacionales, estadales y municipales, así como la supervisión de obras destinadas a la prestación de los servicios” (Lopsaps, 2001: 82).

Para la hidrológica las MTA son una herramienta para promover la participación social y el protagonismo de las comunidades organizadas en la búsqueda de mejoras y/o soluciones a los problemas relacionados con los servicios de agua potable y el saneamiento tales como: instalación de la red de suministro, fallas en el servicio, botes de agua potable o servida, filtraciones y problemas de recaudación, entre otros (Hidroven, 2003).

Es en Caracas donde se presentan los Consejos Comunitarios de Hidrocapital, como el espacio que permite la comunicación pública y periódica entre las comunidades, es decir, la unión de diversas MTA organizadas comúnmente en las cercanías de una misma red y ciclo de suministro, con la finalidad de revisar los ciclos de suministro, ejercer el seguimiento a los proyectos y acuerdos de las MTA, así como el seguimiento a compromisos Comunidad-Hidrológica.

En entrevista concedida por el vicepresidente de Hidroven, Francisco Durán, se obtuvo que para cierre del año 2005 existen 2.542 Mesas Técnicas de Agua en el territorio nacional que estimulan una dinámica de participación social, al tiempo que se impulsa la economía social en el sector Agua Potable y Saneamiento (APS) con la creación de 395 cooperativas en todo el país, integradas por 4.495 asociados y asociadas, de las cuales 116 han sido contratadas por el sector. Asimismo, informó que, en ese año el Presidente de la República aprobó un total de 132,5 millardos de bolívares, exclusivamente destinados al desarrollo de las Mesas Técnicas de Agua (MTA) y por ende del desarrollo de la participación comunitaria en agua potable y saneamiento.

La metodología de trabajo de la Mesa Técnicas de Agua se traduce en tres tareas: 1) el plano o croquis, 2) el censo del agua y 3) el diagnóstico-proyecto (Hidrocapital, 2004).

En entrevista con Susana Trejo, promotora comunitaria de Hidrocapital, se pudo conocer que el Censo de Agua aporta información sobre datos que permiten proyectar obras de acuerdo al número de personas, determinar diámetros de tuberías necesarias para ejecutar una obra, para eso también se elabora el croquis. “El censo permite que las comunidades se reconozcan entre sí permanentemente y le permite organizarse para poder acceder a los servicios que requieran para mejorar su calidad de vida, porque maneja información, al tiempo que sirve para la proyección de las obras que emprenderá la hidrológica en la región y a su vez se genera el catastro de esas personas, las cuales son incorporadas como ciudadanos que reciben el servicio” (Trejo, 2005).

Alimentador Guzmán Blanco: Una obra que reta la participación

El crecimiento poblacional venezolano, con especial énfasis en el área metropolitana de Caracas y la carencia de una política de desarrollo y planificación urbano de la ciudad ha generado serias deficiencias en la prestación de los servicios básicos, especialmente los de abastecimiento de agua potable, tal es el caso de los sectores aledaños a la Av. Guzmán Blanco de la Cota 905, en los sectores de San Miguel y La Redoma. Para enfrentar la situación se elaboró un proyecto que incorporaba a los poblados que se encontraban por encima de los 905 metros sobre el nivel del mar, a su área de influencia que es el Sistema Tuy III; a través de una tubería matriz ubicada en la mencionada avenida, conectada a una salida de 36 pulgadas de diámetro, existente en El Pinar, garantizando así la demanda, sin bombeo adicional hasta la cota 1.060 metros sobre el nivel del mar, mediante el aprovechamiento de la presión residual disponible.

Sin embargo, según Trejo (2005) se efectuaron varios estudios para la construcción de una aducción en la avenida Guzmán Banco, que en principio, no contemplaba el diseño de los ramales ascendentes, pues se basó en los datos del censo 1990, en el que la densidad poblacional se estimó muy por debajo de la realidad.

Es definitivamente en el 2001 cuando se contrata la elaboración del proyecto para la rehabilitación del estanque y la red de distribución de Brisas del Paraíso, donde se ratifica la modificación del diámetro de la matriz Cota 905. Desde el año 1999 se inician esfuerzos por mejorar la gestión del servicio, desde el 2001 se han desarrollado obras asociadas al mejoramiento total del alimentador Guzmán Blanco, culminando así la aducción correspondiente a la I Fase.

Trejo (2005) indica que las soluciones que se han planteado para superar la deficiencia del servicio consta de tres etapas la colocación del tubo de 30” para mejorar el servicio que estaba altamente deteriorado (Alimentador Guzmán Blanco), aspecto ya alcanzado en años anteriores. La segunda fase que es la colocación de los ramales ascendentes para llevar el agua las partes más altas, uno a la altura del sector 21 de Julio y otro en el sector Los Laureles. Con estos dos ramales se refuerza las tuberías existentes en la comunidad y prestar el servicio, pero surge otro problema que es el mal estado de las tuberías más los nuevos asentamientos incontrolados (Hidrocapital-MGM Ing, 2001).

La III fase es la construcción y ordenamiento de las redes menores o secundarias que surten de agua a las familias establecidas en franja de la zona conocida como Cota 905. El reto para esta tercera etapa es capacitar a las 145 personas que voluntariamente se han dispuesto a conformar lo que ellos llaman “Núcleo de Desarrollo Endógeno Cota 905”, los cuales están a la espera de la firma de un convenio con el INCE para formarse en administración y mantenimiento de las instalaciones y las redes, además de emprender mecanismos que permitan activar la gestión comercial.

Objetivos del Estudio

Y… en la Cota 905 ¿Qué se entiende por participación?

Tomando en cuenta la pertinencia social de la participación comunitaria y la importancia de su significado para la praxis de la comunicación para el desarrollo social se realizó la indagación de la construcción social de la participación en el contexto comunitario orientado por los siguientes objetivos:

1. Conocer el significado de la participación en el contexto de la comunidad de Las Brisas del Paraíso a través de los representantes que asisten a las Mesas Técnicas de Agua, ubicadas en la franja de la Cota 905.

2. Conocer los modelos relacionales desarrollados en la comunidad con respecto a la participación social.

3. Identificar procesos en la construcción del significado de participación comunitaria.

Contexto del estudio

La investigación se desarrolló en la ciudad de Caracas, capital de la República Bolivariana de Venezuela, específicamente en la comunidad de Las Brisas del Paraíso, ubicada en la Cota 905, asentamiento popular urbano, circunscrito en el Sistema Metropolitano de Hidrocapital, específicamente en la región Suroeste. El área de estudio colinda por el Norte con las parroquias El Paraíso y Santa Rosalía, específicamente con el sector de Puente Hierro y Villa Zoila, al Sur con El Cementerio y El Valle, por el Este con el Sector El Peaje, cerca del Helicoide y la Av. Victoria y por el Oeste con La Vega.

Para el 2005, en la Cota 905 existían 12 Mesas Técnicas de Agua diseminadas en toda su extensión, las cuales son: El Tanque, La Montañita, Brisas del Paraíso, La Chivera, Los Alpes, El Naranjal, El León, Altamira, Las cruces, 21 de Julio, La esperanza y San Miguel.

Consideraciones Metodológicas

Para el desarrollo de la investigación se aplicó metodología cualitativa, la cual desde el punto de vista de la información y la comunicación para el desarrollo permitió sistematizar y formalizar el trabajo. Cabe mencionar que esta investigación no pretende establecer hipótesis a verificar, o demostrar fenómenos de participación comunitaria del agua como una única realidad o como un hecho constante. Se trata de comprender e interpretar bajo las herramientas de la investigación cualitativa una realidad que está allí y se transforma a través de las relaciones vivas, cambiantes y constantes en la comunidad de la Cota 905. Generar información útil para el desarrollo del trabajo de esas comunidades y de las instituciones involucradas.

En principio, la investigación se desarrolló en el sector Brisas del Paraíso, asentamiento popular urbano, ubicado en la parta baja de la Cota 905 en la cual habitan según estimaciones de la empresa hidrológica unas 12.987 personas, aproximadamente. La selección de los participantes se hizo entre los asistentes más asiduos a las Mesas Técnicas (15 a 20 personas, principalmente mujeres) una vez finalizado el trabajo de campo.

Una de las técnicas usadas para el levantamiento de la información fue el método de observación participante mediante la aplicación de un guión de discusión en una reunión de grupo de discusión en la que se involucraron a los representantes de las MTA.

El criterio de selección para las MTA de Brisas del Paraíso fue hecho con base en la información recabada durante los dos encuentros de experiencias comunitarias en APS, los cuales fueron organizados por Hidroven en los años 2003 y 2004. Durante estos eventos, las personas pertenecientes a esos movimientos comunitarios del agua presentaron los avances alcanzados en la construcción de la aducción Guzmán Blanco y las implicaciones de haberse organizado como grupo para alcanzar sus metas. De igual modo se ha establecido un trabajo previo de entrevistas a los representantes de la Gestión Comunitaria.

Se elaboró un grupo de discusión; en el que se consultó los imaginarios apegados a los objetivos de la investigación, también se asistió a las reuniones de cada MTA en particular y de los Consejos Comunitarios del Agua, que se encuentran cada 21 días, iniciando la asistencia al lugar a partir del 11 de marzo del año 2005 hasta la celebración del grupo de discusión el 22 de agosto del mismo año, donde se pudo conocer de acuerdo al contexto en el que ejercen la participación los integrantes de las MTA, sus interpretaciones y relaciones para asumir y emprender la participación. Además de la revisión de las declaraciones más recientes y entrevistas con los directivos de las empresas hidrológicas.

Las técnicas utilizadas fueron entrevistas en profundidad a cuatro de los representantes seleccionados (se reservan sus nombres), asistencia a tres Consejos Comunitarios del Agua, realizados entre los meses de mayo y agosto, específicamente los días 21 de mayo, 09 de junio y 18 de agosto de 2005. Así como tres recorridos de reconocimiento en la zona con el respectivo levantamiento fotográfico, realizados entre marzo y mayo.

El grupo de discusión (grupo focal), realizado el 22 de agosto de 2005, con algunos de los integrantes de la MTA, conocidas también como reuniones exploratorias, se las ha escogido como técnica de generación de información dado que el propósito del estudio es indagar acerca de la noción de participación. A través de estas técnicas de carácter cualitativo podemos obtener en detalle información representativa a través de la cual grupos específicos construyen los significados del objeto social en estudio (participación social).

El análisis se apoyó en el software MAX QDA Max Qualitative Data Análisis. La aplicación permite la introducción de todos los textos desgrabados en formato RTF, los cuales son estructurados de acuerdo a los intereses del investigador. Posteriormente se crean categorías o códigos que permiten clasificar y activar claves que facilitan la presentación de los resultados.

Resultados

El análisis de los textos resultantes permitió obtener cuatro grandes categorías: Participación; Obstáculos para participar; Desarrollo no controlado y Comunicación, las cuales a su vez generaron veintitrés sub-categorías, en un primer nivel y veintiún subdivisiones adicionales, Cuadros 1, 2 y 3.

Cuadro 1

Análisis de la información - Categoría Participación.

Participación

Sub Nivel 1

Sub Nivel 2

Compromiso

 

Desarrollo participativo

Ejercicio de la contraloría social

Otras formas de organización

Sentido de propiedad e identidad

Modalidades participativas

Llamados de Conciencia

Mesas Técnicas de Agua

Protestas

Talleres o Aprendizaje

Motivaciones

Antecedentes familiares

Carencia o necesidad

Electos por la Comunidad

Identificación Política

Liderazgo entre la comunidad

Padecimientos

Uso del agua y resguardo ambiental

Voluntad propia e interés común

Problemas derivados

Sesgo de origen político

Denuncias sin base

Diferencias personales

Salud

Socio-económicos

Cuadro 2

Análisis de la información – Categoría: Obstáculos para participar.

Obstáculos para participar

Sub Nivel 1

Sub Nivel 2

Desmotivación para participar

Discriminación de género

Emergencias naturales

Tragedia Vargas 1999 y lluvias 2005

Fallas de otros entes públicos

Alcaldías

Insuficiencias de la hidrológica

Fallas de empresas contratistas

Problemas de origen económico

Inacción para trasladarse

Resistencias propias

Desconfianza en las instituciones

Cuadro 3

Análisis de la información – Categoría: Desarrollo no controlado

Desarrollo no controlado

Sub Nivel 1

Sub Nivel 2

Conflicto por servicios

Reclamos personales

Asistencia a eventos

Protestas

Daños ambientales

Obstrucción de torrenteras

Acumulación de basura

Filtraciones

Invasiones

Pugnas entre habitantes

Los líderes comunitarios manejan el lenguaje técnico, se preocupan por el pago del servicio del agua y por el cuidado del ambiente. Igual se observó que hay participantes que se preocupan por diversos aspectos de la vida del barrio, además del servicio de agua.

El liderazgo está presente entre los participantes, sin aprendizaje formal saben, que se trata sencillamente de ser seguidos y ser ejemplo para la comunidad, por lo que su trabajo traspasa el tema del agua y sigue el camino de la corresponsabilidad. Para ellos la participación sigue, bien sea porque los problemas no cesan, pero también porque se abren nuevos espacios para organizarse.

Discusión

Más democracia: El reto para impulsar la participación

Hay coincidencias en lo planteado por Cunill (1995) y lo encontrado en las Brisas del Paraíso sobre las “prácticas participativas”, las cuales han ido de la mano con las corrientes políticas emergentes, como es el caso venezolano, su dependencia de esas fuerzas políticas las hace bastante frágiles. Aunque, en el caso de estudio se evidencian factores a favor de la participación que devienen de la relación empresa-comunidad, que aunque se trata de un organismo autónomo, está adscrito al MARN y por ende no ha dejado de ser vulnerable a las corrientes políticas de turno.

Es pertinente considerar la propuesta de Lander (1995) en torno al papel que juega la Sociedad Civil en el contexto comunitario, la cual si bien ha servido para los procesos de resignificación de los imaginarios de democracia, invita a analizar el discurso en torno a ella y encontrar fortalezas y debilidades desde la corriente de los objetivos de la democratización social, es más hacia una democracia de ciudadanos. Es así como en las Brisas del Paraíso de la Cota 905, a partir de 1999, es cuando se comienza a trabajar con la gente, involucrándola a través de las Mesas Técnicas de Agua, con lo que se les dió la oportunidad de ser escuchados como manifestó uno de los participantes del estudio.

La democracia está ligada a la participación, tal como lo refleja Fleury (2004), en la que recomienda una democracia concentrada en torno a los consensos estratégicos, donde las políticas sean negociadas con los diferentes actores sociales incluidos en el proceso decisorio y cuyos intereses sean afectados. En las Brisas del Paraíso de la Cota 905 se aprecia una serie de relaciones en el contexto comunitario que abarca diversos niveles en el trinomio Estado-empresa-ciudadano, en el que éste último ha pasado a formar parte activa de las decisiones que la empresa considera alrededor de su entorno.

La participación es un derecho del hombre en sociedad, tal como lo plasma Córdova (1995), en el clama por una participación protagónica y la plantea como un reto, de allí surgen aprendizajes para decidir, pensar y actuar en común. Se observó Brisas del Paraíso de la Cota 905, que participar es mucho más que asistir a los eventos o reuniones convocados por la hidrológica pues hay un interés por comprender, mejorar y colaborar en aspectos diferentes al del agua, tal como se aprecia en los testimonios de algunos de los participantes, los cuales buscan hacer crecer al barrio y cambiar positivamente para el mejoramiento de su calidad de vida.

También Montero (2003) contempla las relaciones humanas dentro del concepto de participación, pero lo hace basada en (Packman, 1995), al hablar de redes sociales como una estructura social que puede propagar, estancar o paralizar, donde sus integrantes y la sociedad encuentran soporte y recursos. Todo ello gracias al aporte de los Consejos Comunitarios del Agua que se realizan frecuentemente a lo largo de toda la franja de la Cota 905.

La acción comunicativa: el espacio idóneo para la participación

Se observa concordancia en el desarrollo de la investigación en las Brisas del Paraíso de la Cota 905 y lo planteado (Murcia y Jaramillo, 2001) acerca de la Teoría de la Acción Comunicativa de Habermas (1990), y su postura de que para comprender la comunicación es preciso examinar la intencionalidad de los actos de habla. Si este acto de habla se analiza en el referente de contexto sociocultural donde tuvo origen y desde el proceso global que implica comunicarse, se puede realizar una aproximación a la veracidad y validez de la información recolectada. Pues es en el marco de los procesos comunicativos, que el sujeto expresa ese cúmulo de acciones e interacciones que determinan su percepción del mundo y de su realidad. Aspecto este contemplado por Millán (2000), en el que refiere que la acción comunicativa es específicamente dialógica.

Con la participación que a través de las Mesas Técnicas de Agua se experimenta en las Brisas del Paraíso de la Cota 905 se da una red de cooperaciones que son intervenidas por la comunicación, y sin dejar de lado los problemas, ruidos, diferencias y tensiones que puedan darse por la acción comunicativa; constituye esta la única manera de mantener a los integrantes de esa comunidad asociados y en interacción constante entre sí, propiciando cada vez más actos comunicativos desde sus tradiciones, hábitos y conocimiento del entorno.

En el contexto de la investigación realizada en las Brisas del Paraíso de la Cota 905 se observan diversos tipos de relaciones y comunicación en el espacio de desenvolvimiento de las Mesas Técnicas de Agua, los Consejos Comunitarios y la interacción cara a cara de los habitantes entre sí, con representantes del poder local y la empresa hidrológica. Entonces, se encuentra que de las tres conceptualizaciones de comunicación y desarrollo planteadas por Beltrán (1993) es la comunicación alternativa para el desarrollo democrático, la que más se acerca a la noción de que al extender y proporcionar el acceso y la participación de la gente en el proceso de comunicación se incrementan las posibilidades de desarrollo y justicia social. Aunque es preciso hacer la salvedad que ese proceso no está del todo dado en los procesos de comunicación masiva, que no fueron objeto de esta investigación.

Conclusiones

La participación tiene diversos significados para los participantes del estudio los cuales surgen de motivaciones devenidas por la necesidad o carencia de servicios públicos, la voluntad propia de los habitantes, sus preocupaciones por el uso del agua y el resguardo ambiental, amén de las graves filtraciones, también de padecimientos generados por la ausencia del agua y por seguir la tradición familiar. También se observó que había la intención de organizarse pero no existía método para ejercer la participación, por lo que agradecen la presencia de la empresa hidrológica como eje organizador.

Habría que agregar que el significado está ligado a la esperanza de superar no sólo los problemas de agua potable y saneamiento que los aquejan desde los inicios del barrio, a activar definitivamente un proceso sostenible de desarrollo humano en el que se haga más eficiente la gerencia de los programas sociales, se prevean los recursos humanos, financieros, organizacionales y tecnológicos, buscando dejar de lado el carácter individualista con el que hemos crecido y apuntando a la solidaridad y el bienestar de la mayoría. Esto significa un reto, en el que todos Estado - Comunidad - Empresa estamos inmersos, significa dejar de seguir a pie juntillas fórmulas o ajustes producto de los laboratorios de poder que en vez de desarrollo han llevado a más miseria para muchos y más riqueza para pocos.

Se aprecia que los integrantes de las Mesas Técnicas de Agua de la Cota 905, buscan desarrollarse en otros ámbitos participativos. Asimismo, se ha creado un sentido de pertenencia y de corresponsabilidad. El ejercicio de la contraloría social empieza a sentirse en las comunidades organizadas de la Cota 905.

La capacidad de gobernar también constituye un reto para quienes detentan el poder, reclama con suma urgencia moral y ética, en función de detener corruptelas y privilegios siempre presentes en los gobiernos de turno, supone gerencia, planes y proyectos adaptados a la realidad del entorno, exige recursos para movilizar el desarrollo y urge de educación para gobernantes y gobernados, además de una voluntad y flexibilidad para los cambios constantes. Todo ello bajo una visión de resguardo y protección del ambiente, que es en definitiva el mayor de los recursos para la preservación del planeta y por ende, de la humanidad.

En la mesa técnica del asentamiento popular urbano Las Brisas del Paraíso uno de los factores que incitan la participación es la identificación política, aspecto experimentado antes del Gobierno actual, pero que toma auge con el movimiento político de turno, de hecho en algunos casos, se aceptan fenómenos sociales como las invasiones por tratarse de saldos políticos. Se expresa que con el gobierno actual es que se han encontrado puertas abiertas a sus planteamientos, asegurando que en otros tiempos eso no era así.

El sesgo participativo de orden político toma auge y en algunos casos llega a tener un efecto maniqueo, pues induce y obstaculiza la participación. Desde la hidrológica se intenta que el sesgo participativo no gane terreno. La Gestión Comunitaria constantemente explica que el agua es un derecho humano y no discrimina.

La salud merece especial atención, a raíz de las invasiones, que si bien son tradición de años, en el Sector La Esperanza, la pugna por el agua ha generado despiadados conflictos entre los habitantes del sector, existe la preocupación constante por las invasiones que giran en torno a las deficiencias que generará en el servicio el robo de agua y luz.

Los integrantes de la Mesa Técnicas de Agua y los habitantes de la Cota 905, están conscientes de los irreversibles daños ambientales, en algunos casos por las cuencas destruidas, causados a partir de las invasiones. El desarrollo no controlado ha dado paso a los problemas de filtraciones que se vienen experimentando por décadas en esos sectores.

No debemos equivocarnos al creer que la participación se limita a la información que se difunde en las comunidades o medios institucionales dispuestos para ello, o tomar a la participación como un logro exclusivo del empuje empresarial y hacerlo una vitrina, pues al no informar y alejarnos del entorno comunitario corremos el riesgo de perder los avances de la participación. La información apertura mecanismos de participación y coadyuva en la toma de decisiones, al control de los recursos y a la puesta en práctica de las soluciones para el entorno.

Referencias Bibliográficas

1. BELTRÁN, Luis. (1993). Comunicación para el desarrollo en Latinoamérica: Una evaluación sucinta al cabo de cuarenta años. Extractos del Discurso de inauguración de la IV Mesa Redonda sobre Comunicación y Desarrollo organizada por el Instituto para América Latina (IPAL) en Lima, Perú, 23-26/02/1993. Documento consultado en Internet el 15/10/2005. En: www.avizora.com/publicaciones/comunicacion/textos/comunicacion_desarrollo_latinoamerica_poder_0024.htm.        [ Links ]

2. CORAGGIO, José Luis. (2004). De la emergencia a la estrategia: Más allá del «alivio de la pobreza». 1era ed. Buenos Aires, Espacio Editorial.        [ Links ]

3. CÓRDOVA, Nery. (1995). “La participación: camino para la organización comunitaria”. En: AMODIO, Emanueley ONTIVEROS, Teresa (Editores) Historias de identidad urbana: Composición y recomposición de identidades en los territorios populares urbanos. Caracas, Fondo Editorial Tropykos/ Faces –UCV. 1ra. Ed.         [ Links ]

4. CUNILL G., Nuria. (1995). “La rearticulación de las relaciones Estado – Sociedad: en búsqueda de nuevos sentidos”. Revista del Centro Latinoamericano para el Desarrollo (CLAD). Reforma y Democracia. Julio, 26-58         [ Links ]

5. CUNILL G., Nuria. (1997). “Repensando lo público a través de la sociedad: Nuevas formas de gestión pública y representación social”. 1era ed. Caracas,  Nueva Sociedad/Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo-CLAD.         [ Links ]

6. FLEURY, Sonia. (2004). “Ciudadanías, exclusión y democracia”. Nueva Sociedad, 193: 62-75. Caracas,         [ Links ]

7. HABERMAS, Jürgen. (1990). Teoría de la Acción Comunicativa I. Racionalidad de la acción y la racionalización social. 1ra ed. Buenos Aires, Editorial Taurus, Alfaguara, S.A.         [ Links ]

8. HIDROCAPITAL. (2004). Gestión Comunitaria del Agua. Caracas, Díptico.        [ Links ]

9. HIDROCAPITAL – MGM Ingenieros Civiles. (2001). Modificación del Proyecto –Aducción Av. Guzmán Blanco Cota 905. Caracas.         [ Links ]

10. HIDROVEN: “Revista Vital” N º 10. Año 2003. Documento consultado en Internet el 13/05/2005 En: www.hidroven.org.ve        [ Links ]

11. IANNI, Octavio. (1999). Teorías de la Globalización. 4ta ed. México: Siglo XXI Editores, S.A., coedición con Centro de Investigadores en Ciencias y Humanidades de la UNAM.        [ Links ]

12. LANDER, Edgardo. (1995). “Movimientos sociales urbanos, sociedad civil y nuevas formas de ciudadanía en Venezuela”. Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales. 11(2-3): 165-187. (Abr-Sep) FACES-UCV, Caracas.         [ Links ]

13. LOPEZ, Eudoro. (2002). “El agua de todos”. Hidrocapital un esfuerzo que fluye con la gente. 1ra ed. Caracas.        [ Links ]

14. MILLAN, Austin. (2000). Dos momentos en la Teoría de Jurgüen Habermas: Habermas antes y después del giro lingüístico. Diciembre 2000. Documento consultado en Internet el 11/09/2005 En: http://www.geocities.com/tomaustin_cl         [ Links ]

15. MONTERO, Maritza. (2003). Teoría y práctica de la psicología comunitaria: La tensión entre la comunidad y sociedad” 1ra. Reimpresión. Argentina, Paidos.        [ Links ]

16. MURCIA PEÑA, Napoleón y JARAMILLO E., Luis Guillermo. (2001). La Complementariedad como Posibilidad en la Estructuración de Diseños de Investigación Cualitativa. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile. Consultado en Internet el 11/09/2005 En: www.rehue.csociales.uchile.cl/publicaciones/moebio/12/frames03.htm.        [ Links ]

17. PNUD, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. (2003). Informe de Desarrollo Humano 2003. Madrid, Ediciones Mundi-Prensa Libros, S.A.         [ Links ]

18. República Bolivariana de Venezuela. (2001). Ley Orgánica para la Prestación de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento (Lopsaps). Caracas, IGVSB.         [ Links ]

19. UNESCO. (2003). “Agua para todos, Agua para la vida”. Resumen del Informe de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo 2003. Consultado en Internet el 05/04/2005. En: www.unesco.org/publishing        [ Links ]

Entrevistas citadas:

Francisco Durán. Vicepresidente de Hidroven, septiembre 2005.

Susana Trejo. Ex promotora comunitaria de Hidrocapital, mayo 2005.