SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.15 issue29Hegel en Jena: Liberación y Espiritualidad en la FilosofíaHegel contra sus intérpretes author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

  • Have no cited articlesCited by SciELO

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Bookmark

Apuntes Filosóficos

version ISSN 1316-7553

Apuntes Filosóficos vol.15 no.29 Caracas Feb. 2006

 

Robert C. Solomon (1942 – 2007) In Memoriam

«Whether or not there is a God or there are gods to be thanked, however, seems not the issue to me. It is the importance and the significance of being thankful, to whomever or whatever, for life itself.»

«Spirituality for the Skeptic» (2002)

Robert C. Solomon, autor de más de cuarenta libros académicos y de divulgación, fue uno de los filósofos contemporáneos de mayor reconocimiento y distinción de los Estados Unidos. Por más de treinta años ocupó el cargo de profesor de filosofía y ética empresarial Quince Lee Centennial de la Universidad de Texas en Austin, educando a numerosas generaciones de intelectuales y profesionales, hasta su repentino fallecimiento en Zurich a principios de enero de este año cuando se dirigía hacia Roma junto a su esposa y coautora de varias de sus obras, Kathleen M. Higgins.

Su carrera académica empezó en las ciencias, estudiando primero biología molecular en la Universidad de Pensilvania y luego medicina en la Universidad de Michigan. No obstante, su interés intelectual empezó a cambiar de dirección cuando tuvo, a principios de los años sesenta, un encuentro fortuito con los escritos de Friedrich Nietzsche, cuya poderosa prosa lo convenció que debía, en cambio, alejarse del ambiente abrasivamente competitivo de la profesión médica y dedicar su vida a la filosofía. Solomon culminó sus estudios de postgrado en la Universidad de Michigan en las áreas de filosofía y psicología e inició de inmediato su profesión docente dando clases en la Universidad de Princeton, la Universidad de Pittsburgh y en la Universidad de California en Los Angeles antes de finalmente establecer su hogar en Austin.

Durante la mayor parte de su carrera investigó temas que fueron con frecuencia considerados controversiales o marginales por las tendencias filosóficas que dominaban muchos de los departamentos ubicados en las universidades de Norte América. Por un lado, su interés en el idealismo alemán y el pensamiento de Jean Paul Sartre y Albert Camus lo condujo a profundizar sus estudios tempranos de Nietzsche publicando, además de varios libros sobre el existencialismo, What Nietzsche Really Said y Living with Nietzsche: What the Great «Immoralist» Has to Teach Us. Estos ensayos pusieron a Solomon en el epicentro de un movimiento de recuperación, reinserción y reinterpretación de los escritos del controversial autor alemán – inaugurado en no poca medida por las ediciones críticas de Walter Kaufmann – que deseaba reducir la relevancia de la conocida asociación del legado de Nietzsche con el Nacional Socialismo, la cual había tenido como resultado, entre otras cosas, su «expulsión» de gran parte de las aulas universitarias por la generación de intelectuales europeos exilados en los Estados Unidos.

Por otro lado, mientras el positivismo dominaba las directrices de estudio del campo de filosofía de la mente, Solomon también se enfrentó a importantes presupuestos académicos al proponer la reconsideración de algunas de las hipótesis investigativas desarrollando, para ello, argumentos que defendían la importancia de las emociones en la elaboración de decisiones y distinciones éticas. Solomon publicó sobre este tema, entre otros estudios, The Passions: Emotions and the Meaning of Life, True to Our Feelings: What Our Emotions Are Really Telling Us y Not Passion’s Slave: Emotions and Choice.

Pero quizás Solomon será sobre todo recordado como un gran educador y divulgador de la filosofía. Desde los inicios de su carrera consideró que la filosofía tenía el deber de salir de las aulas para adentrarse en la vida común de las personas. Para ese fin, publicaba con regularidad artículos destinados al público en general en periódicos y revistas como el New York Times, Los Angeles Times, Austin American Statesman, Texas Observer, the Chronicle of Higher Education y Newsweek. También destinó parte importante de su obra divulgativa al mundo profesional, escribiendo diversos libros sobre ética empresarial (A Better Way to Think About Business: How Personal Integrity Leads to Corporate Success y Building Trust: In Business, Politics, Relationships, and Life) y sirviendo como asesor consultivo en diversas corporaciones de gran escala. No obstante, fue quizás en el tradicional día a día universitario que sus enseñanzas lograron tener un mayor alcance. Solomon era miembro de la Academy of Distinguished Teachers de la Universidad de Texas gracias a haber recibido numerosos reconocimientos por su labor docente (Standard Oil Outstanding Teaching Award, President’s Associates Teaching Award (en dos ocasiones) y Chad Oliver Teaching Award).  Durante años recibió numerosas cartas de alumnos, provenientes de todo tipo de carreras, que deseaban expresarle agradecimiento por haber despertado en ellos un deseo de aprender que ningún otro profesor había podido lograr. Ello inspiró al director Richard Linklater, uno de sus antiguos alumnos, a plasmar su pasión por la enseñanza en el film Waking Life (2001), donde Solomon pudo presentar algunos rasgos fundamentales del existencialismo a audiencias que de otra manera habrían tenido poco o ningún acceso a la filosofía.

En agosto del 2006, Solomon aceptó con gran entusiasmo la invitación de participar en este volumen dedicado al 200 aniversario de la publicación de la Fenomenología de Hegel y nos sentimos sumamente honrados de poder contribuir con su deseo de que sus ideas continúen llegando a un público cada vez más amplio, esta vez, de habla hispana.